Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

¿Evolución o Muerte?

By Entre Comillas
7

por Francisco Javier Izquierdo Zamora 

El pasado domingo 18 de abril diversos equipos europeos anunciaron a través de sus cuentas de redes sociales la creación de la Superliga Europea. Esta Liga parecía ser lo que todo aficionado del deporte rey deseaba: una competencia en donde veinte de los mejores clubes de Europa se enfrenten cara a cara de manera habitual. Eran doce los conjuntos que fundaron esta “soñada” Liga: Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid, Juventus, Milan, Internacional de Milán, Chelsea, Manchester United, Manchester City, Tottenham, Arsenal y Liverpool. Se esperaba que otros tres clubes se sumaran a este exclusivo grupo de equipos, que como fundadores tendrian un lugar permanente en la . Los cinco lugares restantes serían clubes invitados por méritos conseguidos en años anteriores y cada año serán diferentes. 

Sin embargo, el “Big Six” (como le dice a los seis mejores clubes del pais britanico) de Inglaterra fue forzado a dimitir de esta competencia por el gobierno de su país o al menos así se mencionó en el documento que se publicó anunciando la temporal suspensión de esta Superliga, debilitando la creación de la competición.  Boris Johnson, Primer Ministro de Reino Unido fue de los primeros en rechazar esta idea y mencionó que haría lo necesario por no permitir la creación (y lo hizo). El homogéneo de Boris en Francia, Macron también declaró en contra de esta idea.  La presión social o política siguió  creciendo y esto creó un efecto dominó en donde los equipos restantes se fueron apartando de la idea. Los únicos dos equipos que se quedaron dentro del proyecto temporalmente suspendido fueron el Real Madrid y el Barcelona. 

La principal razón de la creación de esta Liga europea fue recuperar los ingresos perdidos en 2020 por la crisis sanitaria. Cabe resaltar que la competencia iba a ser financiada por uno de los bancos más poderosos del mundo: JP Morgan. Esta institución otorgaría una subvención de 3,500 millones de euros a los quince clubes fundadores para la exclusiva recuperación de la crisis causada por el Covid. De igual forma, los equipos que iban a participar en esta Superliga tendrían tres veces más ingresos de lo que ganan en la Champions, solo por participar. 

Esta noticia encendió las alarmas de las grandes instituciones del mundo del fútbol: la FIFA y la UEFA. Una vez que la noticia se hizo pública, así como los gobiernos europeos declararon, las instituciones deportivas no dudaron en responder a los clubes. La FIFA, la UEFA y las respectivas Ligas advirtieron a los fundadores que de llevarse a cabo la Superliga, estos serían desligados de toda competencia organizada por estos organismos. Entre estas competencias estaban las Ligas domésticas, Champions, Europa League y Copa Mundial de la FIFA. La federación de fútbol europeo ya estaba en pláticas legales para que los clubes que estaban involucrados fueran eliminados de sus actuales competiciones de manera automática. 

Todo esto a pesar de que dentro del comunicado que hicieron los doce clubes, antes de dar por suspendida la competencia, aclaraban que buscarían tener una plática con las instituciones que correspondieren para llegar a un acuerdo en cuanto a los calendarios de juego. Más adelante, Alexander Ceferin, actual presidente de la UEFA, dejó claro que los jugadores que participaran en esta competencia serían privados de cualquier competición internacional, es decir, los jugadores no podrían representar a su selección nacional. 

La UEFA también reveló el nuevo formato que tendría la Champions League para 2024. La FIFA terminó de defender su postura calificando a esta nueva liga como “separatista” e injusta. Esto como referencia al hecho de que se dejaba de lado los códigos competitivos del fútbol.  “Se mantiene firme a favor de la solidaridad en el fútbol y de un modelo de redistribución equitativa que pueda contribuir al desarrollo del fútbol como deporte, especialmente a nivel mundial, ya que el desarrollo del fútbol mundial es la misión principal«- explicaba un comunicado de la FIFA. 

La FIFA y la UEFA, además de ser famosa por lo que representan en el fútbol internacional, también han dejado mucho de qué hablar en cuanto escándalos de corrupción. De la misma forma, en los últimos años tampoco se ha creado un ambiente de redistribución equitativa en ligas europeas. En Alemania, siempre se corona el Bayern, en Francia el PSG, en Italia la Juventus. ¿Cuándo fue la última vez que la Liga española fue ganada por un equipo que no fuera Barcelona, Real Madrid o Atlético de Madrid?  El último fue el Valencia en 2004. ¿Dónde está la competencia equitativa que tanto protege la FIFA? 

Tristemente es creíble que estas dos instituciones del fútbol se coloquen del lado romántico de este deporte, ni de los aficionados. Los dos organismos tienen terror, porque estuvieron a punto de perder el control de su “mina de oro”. De la misma forma, tenían pavor, porque si este torneo tenía éxito, ¿qué iba a detener a los demás clubes del mundo a crear ligas sin una institución que las regule? Una deducción drástica: este pudo ser el principio de un fútbol internacional regulado por los clubes y sin la necesidad de la existencia de una institución controladora. 

Por el otro lado están los aficionados, los jugadores y los equipos que no estarían dentro de los fundadores. Florentino Perez, actual presidente del Madrid y de la cancelada Superliga en una de sus primeras declaraciones, mencionó la importancia de hacerle caso a los aficionados. Sin embargo, la reacción de la mayoría de estos fue de formas agresivas y de rechazo ante esta propuesta. De la misma forma algunos jugadores salieron a protestar, debido a que estos nunca fueron tomados en cuenta y reclaman que esta liga le quita el encanto al fútbol.  Bruno Fernández, jugador del Manchester United, publicó en redes sociales: “Los sueños no se pueden comprar”. Esto hace referencia al gran poder económico que los equipos han tenido durante los últimos años y como el deporte más hermoso del mundo se ha convertido en una industria que solo busca saciar las necesidades lucrativas. A primera vista, esta cancelada competición ampliará la brecha que ya existe entre los poderosos equipos europeos y los no tanto. “El fútbol está muerto”, frase que circuló mucho en estos últimos días. Estas palabras defienden la postura de que el fútbol está hecho para todos tengan la oportunidad de ser los mejores y que cualquier equipo tenga la posibilidad de levantar la siempre soñada “Orejona”; Copa que parecía estar siendo opacada por esta Superliga y corría el riesgo de desaparecer.

Finalmente, Florentino Pérez en su entrevista con el Chiringuito (programa español de fútbol), expresó más razones del porqué se estaba creando esta Superliga. La primera que menciono era lo económicamente mal que estaban los equipos europeos y lo mucho que necesitaban recuperar ganancias. También, habló de una evolución que tarde a temprano tenía que llegar al fútbol, como está sucediendo en muchas más industrias. ¿Vale la pena dejar a un lado la esencia del fútbol por la evolución del deporte? Hay que recordar que  cuando la Champions se inventó, las reacciones fueron muy parecidas a las que se están viendo hoy. 

No por nada los grandes gobiernos europeos han mostrado su desacuerdo ante esta Superliga. No cabe duda que el fútbol va más allá del desarrollo deportivo, creando un ambiente de muchos intereses politicos y economicos. 

Es difícil creer que los dos lados están haciendo esta guerra por mantener viva la esencia del fútbol y del desarrollo deportivo. La creación de la Superliga es un reflejo más de la actualidad que está viviendo el mundo. Los ricos se están haciendo más ricos y los no tan ricos cada vez más pobres. Los grandes clubes buscaban crear una Copa elitista y dejando a un lado lo más importante del fútbol: la competencia. Sin embargo, los clubes también tienen puntos favor. Los dueños de los equipos están cansados de depender de instituciones corruptas que siempre se ven mucho más beneficiadas que los clubes y jugadores que son los principales actores en el deporte. Lo peor de todo es que están dejando de lado al aficionado y acabando con el esfuerzo de los clubes económicamente pequeños.. Este intento de creación de una “Superliga” y las respuestas ante esta, fue el reflejo más claro de que el fútbol lleva manchado por el dinero y los intereses desde mucho tiempo atrás. ¿Pudo haber sido esta  la evolución del fútbol internacional o la muerte del deporte más hermoso del mundo? 

Al Final del Túnel. (2021, abril 04). ¿El fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes? El Universo. Retrieved 04 20, 2021, from https://www.forbes.com.mx/amenaza-de-ruptura-en-el-futbol-europeo-previo-a-la-votacion-de-la-uefa/

EFE. (2021, 04 18). FIFA desaprueba la Superliga europea y la califica como ‘separatista’. Medio Tiempo. Retrieved 04 19, 2021, from https://www.mediotiempo.com/futbol/fifa-desaprueba-superliga-europea-califica-separatista

EFE. (2021, 04 19). Boris Johnson: «Haré todo lo que pueda para que la Superliga no salga adelante». Marca. Retrieved 04 20, 2021, from https://www.marca.com/futbol/2021/04/19/607d70c746163f8a728b45e7.html

Forbes. (2021, 04 18). Amenaza de ruptura en el fútbol europeo previo a la votación de la UEFA. Forbes. Retrieved 04 18, 2021, from https://www.forbes.com.mx/amenaza-de-ruptura-en-el-futbol-europeo-previo-a-la-votacion-de-la-uefa/

Moreno, M. (2021, 04 19). FIFA se manifiesta en contra de la Superliga Europea y la tacha de “separatista”. Radio Fórmula. Retrieved 04 19, 2021, from https://futbol.radioformula.com.mx/internacional/fifa-en-contra-superliga-europea-comunicado-2021-fut/

Add Comment