Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

Un trofeo que sabe mejor que la plata

By Entre Comillas
12

por Francisco Izquierdo Zamora

El martes 27 de octubre terminó la serie mundial, celebrando su 117° aniversario. Estos juegos, mejor conocidos como el Clásico de Otoño, cerraron un año diferente. Una temporada distinta en todos los deportes, pues el coronavirus impidió que las personas asistieran a estos santuarios deportivos; sin embargo, el baseball fue de los primeros deportes en aceptar una pequeña cantidad de personas en sus estadios. También fue diferente porque el formato de la competencia cambió: a diferencia de años anteriores, en los que solo pasaban cinco equipos de cada conferencia a la fase de comodines, este año pasaron ocho por liga. Los play offs duraron un poco más de lo acostumbrado; fueron más exigentes para todos los jugadores. 

De igual forma y debido a la crisis sanitaria, por primera vez desde 1944 la serie mundial se jugó en sede neutral y no como se acostumbra, 2-3-2. Es decir, los dos primeros partidos se juegan en el campo del que mejor récord haya tenido, los tres siguientes en el del otro equipo y los últimos dos, regresan al primer campo. Esta vez la serie se jugó en el Globe Field de Arlington, Texas, entre los ya históricos Angeles Dodgers y los Tampa Bay Rays que desafortunadamente no lograron ganar su primer Commissioner ‘s Trophy, pues este fue arrebatado por los Dodgers. Con este trofeo, el equipo de Los Ángeles rompió una maldición de 32 años sin ganar una temporada. Así es, el equipo de los Dodgers tenía ya un largo tiempo sin ganar un título. Si lo ponemos en contexto, la última vez que este equipo ganó un Clásico de otoño, la guerra fría todavía no acababa y las personas podían vivir sin mirar sus teléfonos cada cinco minutos. 

A pesar de esto, el pasado martes 27 de octubre la plantilla de 21 jugadores rompió con esta maldición que venía persiguiendo al equipo por tantas décadas. Algunos de los encargados de este triunfo fueron el experimentado Clayton Kershaw que ha estado desde el 2008 en el equipo de Los Ángeles, el jugador nacido en Curazao: Kenley Jensen otro de ellos. Sin embargo, hubo dos personajes que fueron piezas clave para lograr este triunfo y qué mejor que dos mexicanos. Sus nombres: Julio Urias y Victor Gonzalez, dos jóvenes lanzadores de 24 años que agrandan la exclusiva lista de diez a doce mexicanos que han ganado las grandes ligas. Los últimos que la ganaron fueron Fernando Salas y Jaime Garcia, con los St. Louis Cardinals

Cada triunfo tiene una historia detrás, y estos dos jugadores de Los Angeles Dodgers no son la excepción. 

Victor Gonzalez, joven nacido en Tuxpan, Nayarit y de una familia amante del baseball. Desde chico, el joven se vio involucrado en la vida deportiva, pues tres de sus tíos más cercanos llegaron a ser profesionales. Por lo tanto, desde chico ya tenía cierta responsabilidad en sus hombros, pues cuidaba el legado de una generación de apasionados beisbolistas. Entre sus 14 y 16 años Victor destacó en academias importantes de baseball en México, por lo que en el 2012 estaba recibiendo su primer contrato profesional con Los Angeles Dodgers. Sucesso que le dedico a su fallecido padre, victima de un asesinato tres años antes. 

Fue en 2013 cuando hizo su debut profesional, en los AZL Dodgers, equipo afiliado al equipo angelino de la liga Rookie. Sin embargo, la vida le tenía preparadas más pruebas. El jugador de Tuxpan, daba buenas presentaciones dentro del terreno de juego, pero fuera de este, no se sentia comodo. El estar lejos de casa, de su familia y en un país que no era el suyo no ayudaron a que su carrera escalara de manera rápida, por lo que los Dodgers lo mandaron a jugar en el 2016 a los Charros de Jalisco. Un año en donde su nivel no mejoró y en 2017 se vio obligado a someterse a la cirugía más temida de un pitcher: la “operación de Tommy John”, cirugía que lo dejó fuera por un año. El jugador pensó en retirarse en 2018, sin embargo, el apoyo de su familia lo hizo regresar al campo. Pasando por equipos de divisiones inferiores y comenzando su ascenso hasta los Dodgers de Los Ángeles en donde el 31 de julio del presente año hizo su debut en las grandes ligas. Ocho años que le costaron mucho a Victor Gonzalez para hoy tener un anillo de campeón. 

De igual forma, Julio Urias, a quien Víctor llama su “hermano”, tiene su propia historia de triunfo.  

Todo comenzó en Culiacán, México en 1996. Julio nació con un tumor benigno en el ojo izquierdo, un tumor que múltiples veces le intentaron quitar, pero sin tener éxito. Las diversas cirugías ocasionaron que su ojo izquierdo esté a punto de “cerrarse”, y pierda toda su visión.

A diferencia de Victor, Julio tuvo menos problemas para adaptarse al juego en Estados Unidos. En 2013 llegó a las inferiores de los Dodgers, estos le dieron un contrato de 450 mil dólares para asegurarlo como parte del equipo. Su primer acercamiento como profesional, fue a los 16 años en los Great Lakes Loons, sucursal del equipo angelino. Su ascenso fue rápido y dos años después ya jugaba en la Doble A. Fue en 2016 cuando hizo su debut en las grandes ligas con solo 19 años. El 2017 no le venía con la mejor suerte. Una lesión que requirió cirugía lo dejó fuera casi un año entero, regresando a las canchas y de manera intermitente hasta septiembre del 2018. El 2019, no cambiaría mucho para Urias, pues un escándalo por empujar a una mujer en un estacionamiento lo dejó fuera por veinte partidos y tuvo que pagar una fianza de 20 mil dólares. Urias aceptó su castigo sin apelar nada, reconociendo que lo que había hecho estaba mal. 

Finalmente, el martes 27 de octubre de este año, el mismo joven que dos años antes había sido sometido a una cirugía estaba cerrando la novena entrada y “ponchando” al bateador de los Tampa Bay Rays, dándole el tan ansiado campeonato a Los Angeles Dodgers

Los dos jugadores son un ejemplo de perseverancia y de trabajo, pues como ya lo vimos, cada uno tiene su historia, cada quien luchó sus batallas y a pesar de todo, supieron ser resilientes. Por eso hoy pueden decir que son campeones de la Major League Baseball y MEXICANOS. Estas historias tienen que inspirar a los jóvenes deportistas que quieren llegar a ser profesionales, sobre todo porque México es un país en el que parece muy difícil crecer económicamente si no es a través del deporte o, tristemente, del narcotráfico. 

“Dios me dio un ojo izquierdo malo, pero un brazo izquierdo bueno.”

Julio Urias

Rodrigo Rocha. (2020). ¿Quién es Víctor González? El pitcher de Dodgers que hizo historia en la Serie Mundial. 01/11/2020, de Milenio Sitio web: https://www.milenio.com/deportes/beisbol/victor-gonzalez-biografia-beisbolista-mexicano-mlb

Editorial Septima Entrada. (2020). Jugadores nacidos en México que fueron campeones en MLB. 01/11/2020, de Septima Entrada Sitio web: https://www.septimaentrada.com/mlb/mexicanos-campeones-grandes-ligas-mlb-serie-mundial-en-la-historia

Rodrigo Rocha . (2020). Julio Urías, un prospecto que ya es estrella. 01/11/2020, de Milenio Sitio web: https://www.milenio.com/deportes/beisbol/julio-urias-biografia-beisbolista-mexicano-mlb

Abraham Nudelstejer. (2020). La historia de Julio Urías: ‘Dios me dio un ojo izquierdo malo, pero un brazo izquierdo bueno’. 01/11/2020, de AldíaDallas Sitio web: https://www.dallasnews.com/espanol/al-dia/mlb-texas-rangers/2020/10/28/la-historia-de-julio-urias-con-dodgers-dios-me-dio-un-ojo-izquierdo-malo-pero-un-brazo-izquierdo-bueno/Universal Deportes. (2020). Julio Urías y la oscura mancha en su carrera con los Dodgers. 01/11/2020, de El universal Sitio web: https://www.eluniversal.com.mx/universal-deportes/beisbol/julio-urias-y-la-oscura-mancha-en-su-carrera-con-los-dodgers

Add Comment