Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

Apuntes sobre el conflicto Israel-Palestina

By Entre Comillas
4

por Xavier Fregoso Noble

Al pensar sobre el tema a escribir para la columna de Política y Economía de esta semana, muchos acontecimientos pasaron por mi cabeza: la reciente elección en Chile, la inflación de México, la variante de COVID-19 de Sudáfrica, entre otras. Sin embargo, preferí relatar sobre algo más cercano. Desde hace un par de meses vivo en la ciudad de Jerusalén, la ciudad más discutida en términos del conflicto Israel-Palestina. Por esa razón creo que vale la pena realizar un par de apuntes sobre la situación. Antes de comenzar resulta importante hacer un par de aclaraciones y señalamientos. 

    Al vivir en la ciudad de Jerusalén que se encuentra de facto bajo control israelí, mi postura y lo mencionado en este artículo puede estar sesgado hacia ese lado. No obstante, durante visitas a Cisjordania tuve la oportunidad de escuchar de primera mano los relatos y las perspectivas del lado palestino. Este es uno de los temas más controversiales del mundo, su trascendencia es tal que ha llegado a impactar la orientación de la política exterior de países de la región y de algunos otros Estados, al igual que, desafortunadamente, cobra la vida de muchas personas de ambos lados del conflicto. Al final del artículo añado un enlace de la BBC para profundizar en el conflicto.

  1. Un Estado judío y un Estado árabe

El Plan de Partición de las Naciones Unidas contrajo múltiples controversias. Dado que otorgar 50% a ambas partes representaba un gran problema, se decidió otorgar el 55% del territorio al Estado judío que en su mayoría consistía del destierto del Néguev, mientras que muchas de las zonas urbanas se le otorgarían al Estado árabe, que se quedaría con el 45%. Existe un debate de si el Estado judío es uno religioso. Sin embargo algunos argumentan que la identidad judía no es necesariamente religiosa. 

  1. Desbalance de poder

Es necesario afirmar que existe un desequilibrio de fuerzas. Algunos ejemplos dan cuenta de ello. (1) La mayor parte del territorio en disputa es administrado por Israel, (2) el poder militar con mayor alcance es el israelí, lo cual a su vez se ve reflejado en una mayor cantidad de muertes del lado palestino que del israelí y (3) tomando como ejemplo el caso de desaolojo en Sheikh Jarrah, la situación de los palestinos estará determinada por las instituciones israelíes (de cualquier índole, siendo en este caso las jurídicas).

  1. ¿Por qué en este territorio? 

Esta porción de tierra, con apenas 22,000 km2 y cuya mayoría es desierto, es tan disputada debido a su importancia histórica, lugares sagrados y su relevancia en el imaginario mundial. Este lugar es referido en múltiples ocasiones en los libros sagrados de las tres religiones monoteístas más importantes del mundo: el judaísmo, el cristianismo y el islam. Por la misma razón esta tierra ha sido disputada desde hace miles de años por los babilonios, los romanos, los judíos, los cruzados, los otomanos, los británicos y hoy por israelíes y palestinos. En la literatura universal frecuentemente se hace referencia a Jerusalén como el centro del mundo, además de ser esa ciudad la que alberga múltiples lugares religiosos de vital importancia para las 3 religiones mencionadas al inicio de este punto.

  1. Grupos terroristas

Desde la perspectiva israelí, Hamas es un grupo terrorista que busca  eliminar al pueblo judío del territorio ‘ocupado’. Además, pierde su legitimidad debido a que cuando ataca, apunta a posiciones civiles, incluso hiriendo en ocasiones a los palestinos. No obstante, para la perspectiva palestina, en ocasiones este grupo es la única forma de ejercer verdadera presión para lograr poner sobre la mesa las posibilidades de negociación de la resolución del conflicto. Es importante tener en cuenta que Hamas controla de facto la franja de Gaza desde 2005, mientras que la Autoridad Palestina controla Cisjordania. 

  1. Jerusalén

Ambas partes se refieren a la ciudad de Jerusalén como su capital. Israel menciona que esta ciudad es indivisible y les pertenece, mientras que Palestina reclama a Jerusalén Este como suya. Esta ciudad cuenta con tal importancia principalmente por su trascendencia histórica. Es ahí donde se localiza el Muro occidental o de los lamentos, el lugar más sagrado para los judíos por ser el único vestigio restante de la época del templo. También encontramos la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes, al igual que el Domo de la Roca que cubre el lugar del sacrificio de Isaac, o Ismael para el islam. Podemos hablar también de la Iglesia del Santo Sepulcro, el lugar más sagrado del cristianismo, donde se cree que el cuerpo de Cristo fue puesto en su tumba antes de la resurrección. Muchos otros lugares dan cuenta de la importancia religiosa de Jerusalén, aunque hoy día puede parecer una ciudad israelí unificada, a partir de la primera intifada este mito se fue para abajo, señalando que Jerusalén Este continúa siendo de mayoría árabe. El estatus de Jerusalén ha sido un punto álgido en las negociaciones para una resolución del conflicto, y propuestas que van desde la administración internacional hasta la división de la ciudad han sido parte de las discusiones. 

  1. El futuro del conflicto

Con la situación como está, no hay ningún indicio de una negociación con miras a un acuerdo ni siquiera en el mediano plazo. El liderazgo del gobierno de Israel ha dejado claro que no es una prioridad iniciar consideraciones de diálogo ni de modificar el status quo. En consecuencia, sin voluntad política será muy difícil alcanzar consensos. Por su parte, la escena internacional tampoco parece muy prometedora para el conflicto per se. Si bien Israel  logró normalizar relaciones diplomáticas recientemente con Marruecos, Bahrein y EAU bajo los denominados acuerdos de Abraham, esto no supuso prácticamente ningún avance para la situación con Palestina. Además, la agenda del presidente Joe Biden no tiene como prioridad el conflicto, al igual que las potencias que apoyan a Palestina como Rusia y China.

  1. ¿Qué se gana con la paz? 

Es complicado poner en marcha la imaginación y visualizar una solución factible del conflicto que beneficie a ambas partes. Se ha repetido en múltiples negociaciones que la resolución debe poner fin a los reclamos sin resolver tanto de Israel como de Palestina. En un escenario ideal, la paz sería una perspectiva de avance para la situación de conflicto entre Israel y otros estados árabes. Además, lograría colocar en un piso parejo a la población palestina para poder comenzar a atender los diversos y complejos temas por resolver como seguridad, acceso a la salud, derechos de las mujeres, situación de los refugiados, oportunidades de crecimiento económico, entre otros.

Como fue mencionado con anterioridad, estos puntos forman parte de las perspectivas vividas y escuchadas de ambas partes del conflicto. No obstante, al ser un tema profundamente controversial, es posible que lo presentado no necesariamente se alinee con posiciones políticas en particular de los lectores. Para poder entender más a profundidad el conflicto, recomiendo este artículo de la BBC que hace énfasis en una revisión histórica de los detalles de la situación a modo de preguntas y respuestas. Cabe mencionar que es de gran relevancia mantenerse informado sobre el conflicto para lograr contribuir de una forma u otra a las discusiones que abonen a una resolución pronta y duradera. 

Add Comment