Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

La ciudad del espectáculo

By Entre Comillas
2

por Xavier Fregoso Noble

El 6 de junio de 2021 los capitalinos tuvimos una cita en las urnas para elegir a las y los alcaldes de las 16 demarcaciones que integran la Ciudad de México. Tras conocer los resultados, no faltaron los memes satirizando el resultado y comparando la capital del país con la ciudad de Berlín durante la guerra fría, señalando la división entre los partidos ganadores: el PAN en el poniente y MORENA en el oriente.

A poco más de un mes de tomar posesión, las alcaldías apenas comienzan con los procesos de transición. Particularmente, los alcaldes electos de oposición han señalado que se presentaron negativas por parte de los gobiernos en turno para comenzar con las transiciones. Se recurrió a presentar denuncias, hacer actos políticos, enviar cartas, entre otros, para ejercer presión y efectuar el cambio de gobierno; sin embargo, nada resultó.

Tras las distintas negativas, los alcaldes electos se presentaron en las inmediaciones del Centro Histórico para ingresar a la toma de protesta de las y los diputados de la Ciudad de México. No obstante, el gobierno de la Ciudad de México instaló un cerco policial y envió granaderos para evitar que cualquier persona pudiera acercarse a la sede del Congreso en la esquina de Donceles y Allende. Tras solicitar entrar, los alcaldes fueron reprendidos por los policías, resultando herida de un golpe la alcaldesa electa de Álvaro Obregón, Lía Limón. 

Políticos, académicos y sociedad civil condenaron este hecho de violencia que no pasó desapercibido por las autoridades de la Ciudad de México. Sin desestimar la gravedad del suceso, parece que fue la gota que derramó el vaso para ejercer presión sobre la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum y los alcaldes en funciones, y comenzar con la transición. Tras el reprobable acontecimiento, en todos los medios nacionales y locales circularon fotos de la alcaldesa electa ensangrentada, denunciando la violencia excesiva de los policías. Los demás alcaldes y políticos afines condenaron el suceso en una perfectamente orquestada ofensiva para hacer presión a la jefa de gobierno en particular. 

Dos días después de la agresión, la alcaldesa se reunió finalmente con el alcalde de Álvaro Obregón, y tres días después con la jefa de gobierno. Resulta particularmente interesante visualizar cómo, de ambos bandos políticos, utilizaron el suceso para su beneficio y para abonar capital político. Del lado de MORENA, su secretaria general, Citlalli Hernández, señaló en un comunicado que se trataba de un “show” para desestabilizar al partido y al Congreso local. Por su parte, los alcaldes de oposición reprobaron el hecho señalando también al secretario de gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, como el responsable de la violencia excesiva. 

Finalmente cabe señalar que la utilización de este acontecimiento como herramienta política dejó en claro que ambas facciones están dispuestas tanto a descalificar hechos de violencia como a utilizarlos a su beneficio. La transición en la capital del país ya comenzó, se espera que los primeros días de octubre existan gobiernos nuevos que accedieron al poder en una elección sin precedentes. La ciudad del espectáculo verá cómo sucesos cotidianos se convierten en la atracción principal para que la clase política le saque beneficios.

Add Comment