Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

Lo barato sale caro

By Entre Comillas
4

por Rodrigo de la Peña

El 19 de noviembre de 2019 el Honorable Congreso de la Unión aprobó la Ley Federal de Austeridad Republicana. En conformidad con esta, la austeridad se define como: 

“la conducta republicana y política de Estado que los entes públicos así como los Poderes Legislativo y Judicial, las empresas productivas del Estado y sus empresas subsidiarias, y los órganos constitucionales autónomos están obligados a acatar de conformidad con su orden jurídico, para combatir la desigualdad social, la corrupción, la avaricia y el despilfarro de los bienes y recursos nacionales, administrando los recursos con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que están destinados.” (H. Congreso de la Unión, 2019)

La intención de recortar el gasto corriente del presupuesto federal en aquellas cosas que parecen excesivas como son los viajes, la eliminación de los “aviadores” y la reducción de salarios, en primera instancia, agradan al público. Sin embargo, es relevante mencionar que la austeridad no necesariamente elimina el cohecho, ya que un funcionario puede ganar un salario bajo o tener limitaciones para sus viajes, y sin embargo, podrá enriquecerse en privado. El problema con la política implementada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es que parte de las ideas y criterios erróneos.

     En principio, la idea del mandatario mexicano fue eliminar los gastos que él consideraba como excesivamente “lujosos”.  La situación con eliminar los privilegios es que, en realidad, esa corrupción es moral, no fáctica. En otras palabras, no es que se cometa el acto en sí mismo, sino que se crea una falsa relación entre hacer uso de los  lujos y  realizar el acto, aun cuando este no es cometido. Asi, un gobernante podría y debería sentirse culpable de viajar en un avión privado o de transportarse en una camioneta blindada conducida por otra persona, cuando a la población que él gobierna le falta comida. No obstante, la realidad es que esta culpa poco se relaciona con el delito del cohecho en sí mismo. Los excesos y la “mordida” son una parte de la realidad mexicana, y aun cuando encontremos su base en la visión patrimonialista del siglo XIX, no es correcto pensar que este vicio es inquebrantable o insuperable. Sin embargo, después de más de un año de entrada en vigor, sí es cuestionable el planteamiento del presidente para atacar este problema, ya que  suponía que  la austeridad resolvería esta situación o que ahorraría dinero. No obstante, hasta ahora, su política ha sido más cara en pesos y en vidas. 

     En una primera instancia, podemos señalar que hay una  diferencia entre pelear contra la corrupción y aplicar una política de rigidez en los gastos. Primero, una requiere que se hagan gastos en tecnología, en expertos, que se invierta en sistemas de revisión y planeamiento, entre otras cosas. Ahora, el problema de esto es que de implementar un plan de esta índole, los proyectos del gobierno, muchos sin pies ni cabeza, serían desacreditados, ya que su planeación sus costos y su construcción no tiene una estructura que de un registro contable.     Por otro lado, los recortes en sistemas que son vitales para el funcionamiento de un país como lo es la movilidad, los sistemas de salud, la infraestructura y el mantenimiento a la larga pueden resultar más caros. Hoy, el ejemplo más claro es el desabasto de medicamentos. Antes se le criticaba a los funcionarios que había saqueo, compadrismo y adjudicación en la compra de medicamentos, ahora ya no hay ni medicamentos ni saqueo. Este extremo nos demuestra que si bien, aún no hay una fórmula innovadora y competente para detener los abusos de poder, las acciones del gobierno para recortar gastos se quedan en una visión moralista y poco efectiva de alinear las cuentas. Este claro encuentro demuestra que las aspiraciones, planteamientos morales e ideológicos no alcanzan a impactar en la realidad. Hace falta que se busque un plan aterrizado sobre cómo invertir el dinero de los mexicanos y cómo pelear contra los abusos, pero las simples señas como el ondear de un pañuelo blanco solo disfraza la realidad y la hunde en ideales y parámetros morales que poco sirven para ayudar al pueblo mexicano.

México, Honorable Congreso de la Unión, Ley de Austeridad Repúblciana, públicada el 19 de noviembre de 2019 disponible en: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LFAR_191119.pdf 

CIEP. 2021, Presupuesto para salud: Prioridad en la creación de plazas médicas. disponble en: https://ciep.mx/iCwQ

Add Comment