Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

México vs Almagro

By Entre Comillas
16

por Xavier Fregoso Noble

Anschluss es la palabra alemana que puede ser traducida como “unión” o “anexión”. En 1938, así fue como se le conoció a la anexión de Austria por parte del 3er Reich de la Alemania Nazi cuando las defensas del primero se encontraban mermadas. Fue Isidro Fabela, representante de México ante la Sociedad de Naciones nombrado por el presidente Lázaro Cárdenas, quien protestó ante el organismo por el Anschluss. Un año después estallaría el conflicto bélico más deplorable y recordado de todos los tiempos: la Segunda Guerra Mundial. Este no fue un hecho aislado, pues México realizaría más protestas por las situaciones en Etiopía, China y España. 

    México ha sido importante defensor de los principios constitucionales que se encuentran consagrados en el artículo 89 constitucional: la autodeterminación de los pueblos, la no intervención, la solución pacífica de las controversias, la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, la igualdad jurídica de los Estados, la cooperación internacional para el desarrollo, el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos, y la lucha por la paz y la seguridad internacionales. El mejor ejemplo de la persecución de estos principios es su actuación frente al Anschluss.

    Recientemente, la Organización de los Estados Americanos (OEA) celebró el quincuagésimo período de sesiones de la Asamblea General. En él, fue vertido un discurso por parte de México en el que se hacía mención de algunos de los principios de la política exterior. Durante la intervención se hizo mención a las actuaciones de la Secretaría General, encabezada por Luis Almagro respecto a una tendencia facciosa por posicionarse de determinada manera en sucesos internos. 

    Es importante mencionar que el 10 de noviembre Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia tras presiones internacionales. Entre las presiones se encuentra la del Secretario General de la OEA que argumentaba fraude en el proceso electoral en el que resultó ganador Morales, incluso antes de conocerse los resultados. Posterior a esto, fue instaurado un régimen militar presidido Jeanine Áñez, mismo que hostigó la sede diplomática de México en Bolivia, al grado de acercarse peligrosamente a violar la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. 

    La Secretaría General de la OEA ha continuado con posicionamientos unilaterales que ponen en tela de juicio la credibilidad de la Organización, además de transgredir sus funciones administrativas sin consulta previa a la membresía. No es facultad ni función de los organismos internacionales el reconocer elecciones, Estados o gobiernos. Esta es más bien facultad de los mismos Estados, aunque estos reconocimientos no sean vinculantes. Está el Secretario General, entonces, adjudicándose facultades que, además de no ser correspondidas, desestabilizan los órdenes constitucionales de los Estados y ponen en riesgo el Estado de Derecho de los mismos. 

    México debe continuar posicionándose enérgicamente en contra de las desigualdades y los abusos de Estados y de, en este caso, órganos de la OEA, en tanto persistan actitudes no correspondidas que tengan como fin último erosionar los esfuerzos de la comunidad internacional por alcanzar la paz y seguridad internacionales. De esta forma, México hará valer los principios constitucionales de política exterior, haciendo honor a aquella protesta legítima de Isidro Fabela en nombre del Estado Mexicano por defender causas justas. 

Add Comment