Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

¿Y los hombres cuándo?

By Entre Comillas
6

por Xavier Fregoso Noble

Creer que el patriarcado es un sistema que solo afecta a las mujeres es equivocado. Sin embargo, si bien los hombres sufrimos también las consecuencias del machismo, las mujeres sufren las peores. Este planteamiento nos lleva a considerar que esto es, sin duda, un problema cuya solución no depende exclusivamente de las mujeres. Me gustaría hacer un par de precisiones importantes. Las mujeres están haciendo su parte: protestando, deconstruyéndose, aprendiendo sobre el feminismo y el machismo, discutiendo, proponiendo, etc; y, si bien los hombres tenemos que actuar, no nos corresponde opinar sobre si las protestas feministas son o no correctas, ni fiscalizar la participación de las mujeres en su lucha, no es nuestra y tenemos mucho que aprender. 

    Si somos críticos, el movimiento feminista ha logrado visibilizar los micromachismos y actitudes patriarcales que tenemos todos los días. Sucede que algunos de nuestros padres, hermanos o amigos han cambiado sus perspectivas sobre el papel de la mujer en la sociedad y también han transformado sus discursos y reconocido que tienen actitudes fundamentalmente machistas. No obstante, lo anterior no basta. 

    La violencia que viven las mujeres responde a un sistema patriarcal profundamente arraigado en un país donde asesinan a 11 mujeres al día. La situación es inaceptable y muy grave, por lo que reducir nuestro actuar a discutir al respecto un día al año en clases u oficinas sin mujeres, mientras que el día anterior compartimos imágenes en nuestras redes sociales sobre qué se debe y qué no se debe hacer para apoyar a las mujeres en su lucha, está lejos de ser parte de la solución. Mucha atención, aclaro que generar estos espacios de discusión y propuesta son necesarios, más no suficientes. 

    Queda que la conducta suceda todos los días y sí, que ésta sea radical. Solamente con acciones radicales dirigidas a nuestros amigos, padres y hermanos machistas vamos a lograr un avance sustancial en frenar la violencia contra las mujeres. No basta ser activistas de redes sociales, ni es suficiente apoyar un par de días al año un movimiento que requiere de una deconstrucción de la cotidianidad para triunfar. Cambiemos de canal cuando haya un programa con un panel donde solo están incluidos hombres (sí, eso incluye los de deportes), confrontemos los comentarios misóginos y abusivos de nuestro ‘amigo’ machista, callemonos y aprendamos cuando una persona nos dice que algo es machista, y respondamos con un rotundo ‘no’ al padre que quiere que sus hijas y esposas se queden en la cocina. Las mujeres ya empezaron, ¿y los hombres cuándo?

Add Comment