Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

Ataque al corazón de Malí, el riesgo yihadista que acecha.

By Entre Comillas
24

por Flavia Poy Barrio

El desarrollo de un país es la transformación de su sociedad en el tiempo, sus retos y su renovación de expectativas, siendo la política una de las formas más directas de atacar al corazón del mismo. El presidente de la República de Malí, Boubakar Keita (IBK), dimitió el pasado 18 de agosto bajo las palabras de “No deseo que se derrame más sangre por mantenerme en el poder”, tras proclamarse un golpe de Estado.

Así, los militares detuvieron tanto al Presidente como al Primer Ministro. Las Fuerzas Armadas Malienses han parecido aunar sus fuerzas, cuyos resultados directos han sido el cierre de fronteras y el toque de queda para la población. Ambas son expresiones claras de una condena mundial por parte de la ONU, la Unión Europea, la Africana y, además, Francia que fue su potencia colonial.

Consideramos que la inestabilidad, ausencia de seguridad y la anarquía son protagonistas en un país que sufre una fuerte crisis por el empuje de los yihadistas, los efectos de la pandemia y, además, una serie de protestas callejeras en Bamako que se han venido dando a lo largo de la última semana. El origen del conflicto se remonta a junio, donde surgió una coalición de líderes religiosos, políticos y sociales que protestaban contra la violencia intercomunitaria, la precariedad de servicios públicos y escuelas. ¿Es esto una evidencia de la corrupción y fraude que involucra al presidente? En efecto. ¿Es esta la oportunidad ideal para que el yihadismo siga creciendo y contagiando, no obstante, a países vecinos como Níger o Costa de Marfil? También.

Con este panorama se observa que la preocupación principal está directamente relacionada con ISIS y Al Qaeda, quienes son responsables directos de otras tragedias en el país como el episodio que costó la vida de cinco mil personas en la región del Sahel Occidental a finales del año pasado. Son también responsables del atentado con doscientos rehenes en 2015 o el último Golpe de Estado, similar al actual, en el año 2012. Se entiende por región saheliana el conjunto de países que une Eritrea con Mauritania, donde se encuentran Malí, Níger, el norte de Nigeria o parte de Etiopía, entre otros. Haciendo referencia al título, desde aquel entonces, el yihadismo tiene latente la idea de creación de un Estado Independiente en la zona norte de Malí que consiga erosionar las fuerzas armadas de los países antedichos, bajo el nombre de Azawad .

Retomando Malí como epicentro del problema, nos damos cuenta de que, por su situación geográfica, realmente tiene una trayectoria en la que confluyen dos comunidades muy distintas que tratan de separarse. Por un lado están los negro-africanos y, por otro, arabo-bereberes, quienes han expandido el mensaje yihadista como solución a la lucha de intereses y un nacionalismo que, los gobiernos, debilitados, no son capaces a controlar en términos de insurgencias armadas e inseguridad constante. Por supuesto, detrás de esta batalla étnica se encuentran importantes problemas económicos que tampoco se han logrado subsanar satisfactoriamente.

Ante la situación, numerosas medidas de contención del fenómeno se han venido dando desde principios de la década, destacando la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí iniciada en 2013, más conocida como MINUSMA, la cual trata de establecer reconciliación y un marco que ampare los Derechos Humanos. Si bien en el último año hay registrados más de quince mil individuos implicados, la destrucción sistemática del patrimonio del país, la violencia y la crisis humanitarias no cesan.

En definitiva, en un contexto en el que las milicias islamistas están incluso divididas entre sí, nos arroja una reflexión final de un mundo con tensión y desequilibrio internacionales en aumento inminente. El yihadismo, siendo una vertiente extremista del Islam, supone un riesgo que la comunidad internacional no puede asumir ni ignorar por el bien de la totalidad de sus sociedades implicadas.

s/a,  Le Figaro (2020). “Coup d’État au Mali: «IBK», président contesté devenu symbole de l’impuissance du pouvoir, Internacional”, [Sitio Web]. Recuperado de: https://www.lefigaro.fr/international/ibk-president-conteste-devenu-symbole-de-l-impuissance-de-l-etat-malien-20200819

ONU (2020). Minusma ficha informativa, Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz. [Sitio Web]. Recuperado de: https://peacekeeping.un.org/es/mission/minusma

Rojas, Alberto (2020). “Mali: un golpe de Estado en el avispero de África”, El Mundo, Internacional, [Sitio Web]. Recuperado de:

https://www.elmundo.es/internacional/2020/08/19/5f3d3f13fdddff934b8b4608.html

s/a (2020). “El presidente de Malí anuncia su dimisión tras un golpe de Estado”, La Vanguardia, [Sitio Web]. Recuperado de:

https://www.lavanguardia.com/internacional/20200819/482906971219/presidente-mali-dimision-golpe-militar-boubacar-keita.html

s/a (2020).  “Unión Africana suspende a Mali hasta que recupere el orden constitucional”, Deutsche Welle, Internacional [Sitio Web]. Recuperado de: https://www.dw.com/es/uni%C3%B3n-africana-suspende-a-mali-hasta-que-recupere-el-orden-constitucional/a-54626509

Expósito Guisado, J. (2020). Mali, epicentro del terrorismo yihadista en el Sahel, Atalayar, Política. [Sitio Web]. Recuperado de: https://atalayar.com/content/mali-epicentro-del-terrorismo-yihadista-en-el-sahel

Add Comment