Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

Frentes abiertos, fronteras cerradas

By Entre Comillas
10

por Estefanía González

    La República de Polonia, tal y como la conocemos en la actualidad, es en realidad un país muy joven. Tras la Segunda Guerra Mundial, la entonces República Popular de Polonia se consolidó finalmente como un estado independiente, pero aún seguía supeditada a las decisiones de Rusia. No fue hasta los años 90 que la disolución de la URSS permitió una reforma de la constitución, que convertiría al país en una democracia occidental con una economía capitalista y una forma de gobierno semipresidencialista. Estos cambios, junto con su incorporación en 1999 en la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte, una alianza político-militar clave en las relaciones internacionales) y posteriormente en la Unión Europea en 2004, han confirmado su papel clave dentro y fuera del continente europeo.

    Situado en el noreste de Europa, es el 6º país más grande de la UE, y el 5º más poblado con alrededor de 38 millones de habitantes. El crecimiento económico ha sido considerable, e incluso ha sufrido menos durante la pandemia que las principales economías de Europa. Hay miles de factores importantes sobre el país, pero para entender la situación de Polonia en el continente, es importante hablar de energía. La energía en Polonia es sinónimo de carbón. El país es uno de los diez mayores productores de este material y según datos de Eurostat, se calculan reservas para autoabastecerse durante al menos 150 años, además de crear numerosos empleos. Sin embargo, cuando hablamos de consumo energético no eléctrico, la situación cambia. El resto de su energía proviene del petróleo y del gas natural, que importan casi en su totalidad de Rusia. 

    Las obligaciones de la UE y el acuerdo de París, que Polonia ha firmado, sobre la descarbonización de la energía, suponen pues un gran reto para el país, pero también una gran oportunidad para reducir su dependencia energética con el gigante ruso. Sin embargo, no es la situación energética con Rusia la que está acaparando los titulares. La relación con la vecina Bielorrusia, también una ex-república soviética, y los migrantes que llegan desde el país con la esperanza de entrar en la UE se está volviendo insostenible, sobre todo en las provincias fronterizas. Bielorrusia, quien no es parte de la Unión Europea, es considerado por muchas de las personas que se han visto obligadas a huir de su país como la última parada antes de llegar a países más seguros, y desde la UE han denunciado que Lukashenko, su presidente desde 1994, permite y promueve este flujo migratorio, sin garantías para los migrantes, como represalia por las sanciones impuestas desde Bruselas ante la supuesta corrupción de su gobierno. 

    La mayoría de los migrantes provienen de África y de Oriente Medio, y según datos de las autoridades polacas, solo en el mes de octubre se han registrado alrededor de 12.500 intentos de cruzar la frontera. En Michalowo, una de las localidades fronterizas, el Gobierno ya ha declarado el estado de emergencia, pero no han parado ahí las medidas. El Senado polaco ha aprobado la construcción de un muro entre su país y Bielorrusia, así como una reforma migratoria que pretende que los agente de la ley polacos puedan expulsar a las personas que intenten cruzar la frontera de forma directa, independientemente de la situación de cada persona. Con ese fin, más de 10.000 soldados han sido enviados a los puestos fronterizos. 

    Como país miembro de la Unión Europea, el levantamiento de un muro es un tema de interés general. Por lo tanto, Polonia ha pedido 350 millones de euros para construirlo, y pese a que el gobierno lo ha justificado ante la Comisión Europea como necesario para mantener la seguridad del grupo, desde Bruselas han sido muy claros: “La UE no financia alambre de espino ni muros en las fronteras de los países miembros”, ha declarado la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. El desenlace del conflicto aún está por ver, en una lucha de poder e influencia entre Bielorrusia y la UE en el que Polonia ha jugado, juega, y jugará un papel decisivo. 

https://es.euronews.com/2021/10/24/polonia-pide-a-la-ue-350-millones-de-euros-para-construir-su-muro-fronterizo-con-bielorrus

https://www.elmundo.es/internacional/2021/10/28/617977fa21efa0cc3e8b4585.html

https://es.euronews.com/2021/10/27/crisis-en-la-frontera-de-polonia-y-bielorrusia

Add Comment