Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

Pakistán, ¿un futuro oscuro?

By Entre Comillas
10

por Flavia Poy Barrio

Como siempre, es un error juzgar a un país por su conjunto. Hoy veamos qué ocurre en Pakistán, un país esencialmente agrícola, posicionado entre los 10 países más poblados del mundo, de mayoría musulmana y que ha permanecido en la parte oscura del mapa internacional desde hace dos décadas. 

Por lo general, es cierto que el país asiático sufre grandes violaciones a las libertades, principalmente de expresión, y a derechos básicos como la salud, la educación o la vida, culminando con desapariciones forzadas o persecución a minorías religiosas. Asimismo, tiene un nivel de alfabetismo inferior al 60%, es uno de los países del mundo más vulnerables ante el cambio climático, y el régimen democrático apenas funciona desde 2013. 

No siendo esto suficientemente negativo, las mujeres siguen cumpliendo con costumbres patriarcales y presiones familiares ligadas al “honor” del marido y disposición física al mismo, que culmina en la obediencia, anulación de libertades con matrimonio forzado. Por añadidura, todavía la vasta mayoría viven en la privacidad de sus hogares sin una identidad legal que les permita, ni siquiera, el acceso al voto o una cuenta bancaria. 

Para contemplar mejor su historia, partamos de su independencia de la India en el año 1947 y con la que tiene rivalidad hasta el día de hoy. Esto se enfatizó con el atentado terrorista de Pulwama en febrero de 2019, donde nació una tensión desconocida e inmensurable en los últimos años. Esto da pie al núcleo del tema que surge casi imediatamente cuando desde Occidente pensamos en estos países: terrorismo. 

Entre las organizaciones que se conocen por excelencia está el Movimiento de los Talibanes Pakistaníes y que, en alianza con Al Qaeda u otros grupos de talibanes afganos, se han encargado de infundir terror exponencialmente, estando en el top 5 de los países con más ataques terroristas. Entre las personalidades más conocidas que han perseguido está Malala Yousafzai, globalmente conocida por su activismo a favor de los derechos de las niñas en Pakistán, su país natal, a quien intentaron asesinar con 15 años en su trayecto a la escuela. De hecho, esta última semana alcanzó atención mediática otro asalto yihadista contra la minoría chií y, además, la condena de muerte a tres ciudadanos por hacer comentarios “blasfemos”. 

No obstante, Pakistán no es el mismo desde el 11-S. Osama Bin Laden, cabecilla de Al-Qaeda y responsable de, entre otros, los episodios suicidas de Estados Unidos, utilizó la ciudad pakistaní de Abbottabad como refugio hasta su asesinato en 2011. El hecho de que el hombre más buscado del mundo fuera un posible protegido de las autoridades pakistaníes de la operación contra el terrorismo más importante de la historia de Estados Unidos, indignó y levantó todas las sospechas sobre dicho Estado. Si bien la Dirección de Inteligencia Inter-Services, el mayor servicio de inteligencia secreta del país, reconocía su vergüenza y desconocimiento, el financiamiento estadounidense que envió para luchar contra grupos específicos como Al-Qaeda, ha hecho cambiar su imagen para siempre. ¿Pero con cuánta certeza es así?

Nuevamente podemos incorporar los intereses geopolíticos de ambos protagonistas, tanto de EEUU como de Pakistán, entendiendo que desde la caída de la Guerra Fría, y gracias a la yihad antisoviética, se han venido desarrollando proyecciones diferentes pero que no son tan distantes ya que ambos luchan contra ciertos grupos étnicos nacionalistas o con “enemigos” comunes como India. 

Los pakistaníes no lo tienen todo perdido, y quizá ya llegó la hora de salir de la oscuridad. Siguiendo con política exterior, China es el primer inversor de Pakistán y suministrador de bienes. Como vemos, la relación con EEUU ha sido parámetro fundamental, desde la invasión soviética de Afganistán hasta la ayuda financiera como principal impulsor de desarrollo en la región. Eso por no contar la financiación militar de 300 millones de dólares anuales. Sigue habiendo una oportunidad económica inédita con la creación del mega corredor a raíz del proyecto “One Belt, One Road”. Esto se traduce en nuevas energías, nuevos canales para el transporte de las mismas, redes ferroviarias y de carreteras e inclusive un futuro importante como base naval. 

Quizá no lo tienen todo perdido ni todo jugado. Quizá hay un problema de percepción. 

Quizá un país no es tanto un gobierno sino las personas que lo forman. Y las personas en sí mismas no podemos pensar que pertenecen siempre a grupos sectarios extremistas que, sin embargo, es lo único que acapara la atención en los medios de comunicación reconocidos y más escuchados o leídos. 

Quizá lo que no tienen perdido es que el futuro no está escrito en piedra, solo está prejuzgado. Quizá queda más bien por estimular un mejor ambiente de negocios que sea, al menos, reconocido por sus más cercanos, desde Arabia Saudita hasta Estados Unidos. La inseguridad física y jurídica y los problemas que pueden surgir con la administración pública pakistaní quizá se puedan alivianar con proyectos como la creación de nuevos integrantes claves en la geografía. Irán es otro ejemplo, quien comparte la creación del gasoducto que podría convertirlo en clave para su crecimiento más inmediato. O nosotros, que tenemos la oportunidad de cuestionar el espectro de violencia e injusticias y de buscar soluciones, de descentralizar la información y de dar visibilidad a estas otras realidades. 
Daniel Goleman, un psicólogo reconocido por sus aportaciones a la teoría de la inteligencia artificial afirmó que: “La facilidad con que una sociedad desprecia, y hasta sepulta, las visiones discrepantes depende evidentemente del conjunto de lagunas compartidas por sus ciudadanos. No nos damos cuenta de lo que nos desagrada ver y tampoco nos damos cuenta de que no nos damos cuenta.”

Baltar Rodríguez, E. (2018). Estados Unidos y Pakistán en la guerra contra el terrorismo: disimetría y conflicto de intereses geopolíticos. Estudios de Asia y África53(3), 501-536.

BBC (3 de mayo de 2011). ¿Estaba Pakistán protegiendo a Osama Bin Laden?. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/05/110503_bin_laden_pakistan_proteccion_rg

BBC News (2 de mayo de 2011). Así fue el operativo que culminó con la muerte de Osama Bin Laden. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/05/110502_bin_laden_operativo_rg

Su, A. (7 de febrero de 2019).  La historia de las mujeres pakistaníes que alzan la voz. Recuperado de National Geographic: https://www.nationalgeographic.es/historia/2019/02/la-historia-de-las-mujeres-pakistanies-que-alzan-la-voz

Europa Press (9 de enero de 2020). La comunidad hazara de Pakistán despide tras una semana de protestas los restos mortales de los once mineros asesinados, Internacional. Recuperado del Diario Europa Press: https://www.europapress.es/internacional/noticia-comunidad-hazara-pakistan-despide-semana-protestas-restos-mortales-once-mineros-asesinados-20210109122210.html

Europa Press (8 de enero de 2020). Condenadas a muerte tres personas en Pakistán por hacer comentarios «blasfemos» en redes sociales

Recuperado de: https://www.europapress.es/internacional/noticia-condenadas-muerte-tres-personas-pakistan-hacer-comentarios-blasfemos-redes-sociales-20210108102113.html

Gobierno de España (2020). Ficha Pakistán, Oficina de Información Diplomática, Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. Recuperado de la Dirección General de Comunicación, Diplomacia Pública y Redes: http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/PAKISTAN_FICHA%20PAIS.pdf

Add Comment