Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

¿Quién desafiaría a China?

By Entre Comillas
8

por Flavia Poy Barrio

A lo largo de esta semana, las tensiones de China respecto a otros actores del panorama internacional han aparecido en diferentes noticieros (especialmente de carácter occidental) hablando nuevamente de la disputa por Taiwán. Ahora bien, realmente, ¿quién se atreve a desafiar a China?

Antes de entender el panorama actual, es valioso recordar brevemente el conflicto entre ambos territorios, cuyo reclamo, tanto en Beijing como en Taipéi, ha sido históricamente consolidarse como los gobernantes legítimos de todos los territorios de China, incluida Taiwán. Ahora bien, Taiwán y China continental han sido gobernados independientemente desde el final de una guerra civil hace más de siete décadas (1949), en la que los nacionalistas derrotados (cerca de 1,2 millones de chinos) por el comunismo huyeron a Taipéi. Desde entonces la parte continental califica a Taiwán como una provincia renegada o “rebelde”. No obstante, la parte continental ve a Taiwán como una parte inseparable de su territorio, incluso aunque el Partido Comunista de China nunca ha gobernado la isla, que actualmente tiene más de 23,5 millones de habitantes. Geográficamente se encuentran como se muestra a continuación:

El importante papel del "escudo de silicio" que protege a Taiwán de China -  BBC News Mundo
Fuente: BBC

Entonces, ¿cómo se explica que esto derive en una tensión global?

Su coexistencia no se explica sin la participación de Estados Unidos. Desde la Segunda Guerra Mundial fue aliado del ala nacionalista y no reconoció inicialmente la legitimidad del gobierno Comunista en la China continental, por lo que continuó dando su apoyo hasta el día de hoy, incluso con el proceso de vacunación contra el Covid-19. Actualmente, Estados Unidos ha estado tomando otras medidas como la venta de armas a Taiwán y fortaleciendo sus lazos oficiales y militares. En las últimas fechas ha incluido el lanzamiento de un plan de venta de armas por miles de millones de dólares a Taiwán, el aterrizaje de aviones militares estadounidenses en Taiwán y la navegación frecuente de buques de guerra estadounidenses a través del Estrecho de Taiwán. 

Sin embargo, ¿qué puede significar esto?

Es valioso tener en mente que, aunque Taiwán no ha dejado de evolucionar y se ha convertido en un poder económico de referencia que ha propiciado el establecimiento de relaciones internacionales con Estados independientes, la República Popular China es el único sujeto legitimado en el Derecho Internacional Público para ejercer la soberanía de la Isla. 

En este primer debate podríamos reflexionar sobre el provenir de la isla: si Taiwán opera como un Estado de facto ¿tiene fundamento legal reclamar ser reconocido como Estado independiente diferente de la República Popular de China? o, de forma opuesta, ¿necesitará el reconocimiento internacional para seguir existiendo con éxito? En el Derecho Internacional se concibe cada vez más el ordenamiento de las relaciones jurídicas entre los Estados, pero el mundo es heterogéneo y el concepto de Estado es cada vez más amplio. Con todo y eso, ¿de verdad alguien se atreverá a desafiar a China?

Taiwán ya ha descrito las tensiones militares como las más graves en cuatro décadas, y sus autoridades han declarado públicamente que China podría estar montando una invasión “a gran escala” de aquí a 2025, especialmente después de que esta envió 150 aeronaves, incluidos aviones de combate y bombarderos con capacidad nuclear, a la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) de Taiwán desde hace más de dos meses. En medio de todo esto, se reitera la idea de que Taiwán se encuentra en multitud de problemas para formar parte de muchísimas Organizaciones Internacionales y para ratificar tratados con otros sujetos de Derecho Internacional, entre otros aspectos por tener solo el apoyo de poco más de dos decenas de países. 

Aun así, es capaz de generar gran revuelo. Retomando el comienzo del artículo, este es el caso de Lituania. La disputa comenzó este verano cuando Taiwán anunció que su oficina en el país europeo se llamaría Oficina de Representación de Taiwán (abierta el 18 de noviembre oficialmente), y a lo que China reaccionó inmediatamente con la retirada de su embajador. Esto supone que, después del Vaticano, es el encuentro más tajante que China ha recibido desde el territorio europeo, aunque Lituania tampoco se ha opuesto históricamente ni de manera oficial a la idea de “una China”. 

La realidad es que Lituania no depende tanto de las inversiones chinas, ni del comercio con China. En pocas palabras, puede que no tenga tanto que perder. Por otra parte, podría ser esto un mensaje para otros Estados a simpatizar con Taiwán. En lo personal, creo que hay suficiente evidencia – como ha sido el caso de la pandemia actual – para creer que esto último es muy difícil que ocurra pues las más grandes cadenas de suministro mundiales (y más aún las occidentales) dependen en gran manera de las fábricas asiáticas. 

Siguiendo la lógica de esta narrativa, el reto está en cómo dejar de ver a Taiwán cuando es un lugar próspero, donde la economía y la sociedad evolucionan hacia las cuotas más altas de riqueza y donde impera la democracia, los sujetos gozan de derechos fundamentales, y eligen libremente a sus gobernantes en elecciones periódicas. Ahora bien, Taiwán tiene dificultades para establecer relaciones internacionales y es el requisito más determinante para rechazar la pretensión de un Taiwán independiente. No olvidemos que realmente tampoco Taiwán es una colonia y por ello no puede pretender el ejercicio del derecho de determinación que establecieron las Naciones Unidas. 

Por tanto, la resolución de este conflicto de intereses no puede realizarse sino mediante medios pacíficos pues cualquier acción fuera de este ámbito sería entendida como causante de un daño que pondría en peligro la paz internacional, y ya no solo una pequeña pelea con China. A este gigante ya muy pocos se atreven a desafiarlo. 

Cheung, E. (6 de octubre de 2021). China podría estar lista para montar una invasión ‘a gran escala’ de Taiwán para 2025, advierte el ministro de defensa de la isla. Diario CNN. https://cnnespanol.cnn.com/2021/10/06/china-invasion-taiwan-2025-trax/

Espadas Santiuste, P. (2014). Taiwán en el derecho internacional público. Universidad Pontificia de Comillas. https://repositorio.comillas.edu/rest/bitstreams/2092/retrieve

Padinger, G. (6 de octubre de 2021) Todo lo que necesitas saber sobre la disputa entre Taiwán y China. Diario CNN. https://cnnespanol.cnn.com/2021/10/06/necesitas-saber-disputa-taiwan-china-orix/

Peralta, G. A. (2006). De espaldas al dragón: las relaciones de Centroamérica con Taiwán. Nueva Sociedad203, 171. https://search.proquest.com/openview/26d14470de8406c8531678dd281720a1/1?pq-origsite=gscholar&cbl=27984&casa_token=sPjlQqnHDrYAAAAA:kNR0AXqLBjEVjw9se47cvEIoK3K21I2bEE4RSunxgEAgZUkXdwK5jQ1uiEqAiAW2IWPZ5xiqLyw

Pichel, M. (3 de diciembre de 2021). Cómo la pequeña Lituania le está haciendo frente a la poderosa China. Diario BBC. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-59481640

Add Comment