Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

There is no plan(et) B

By Entre Comillas
4

por Estefanía González

El ser humano tiene un largo historial de dejar transformación y destrucción a su paso en los sitios que habita. Desde la aparición del homo sapiens y la colonización de la tierra, los grandes mamíferos que antes la habitaban (tales como los mamuts o los diprotodontes australianos) fueron extinguiéndose poco a poco. Tampoco es una noticia nueva que muchas especies han desaparecido, o están en riesgo de ello, debido a la huella del ser humano. Está más que claro que hemos influido decisivamente en la fauna y la flora del planeta, pero, ¿qué hay acerca de cómo hemos influenciado el clima? 

El pasado 2 de julio, las sorprendentes imágenes del “ojo de fuego” en el mar del Golfo de México recorrieron rápidamente el mundo.  Una ruptura en un conducto subterráneo de gas que consiguió llegar hasta la superficie, junto con la presencia de una tormenta eléctrica, provocaron este inusitado incendio. Pero, pese a que Pemex (Petróleos Mexicanos, la empresa responsable de las instalaciones) ha declarado que no hubo derrame de crudo al océano y que la rápida acción de control evitó el daño ambiental, la organización medioambientalista Oceana lo ha calificado de “desastre” e insta a las autoridades a investigar el suceso. «Extraer hidrocarburos del mar tiene riesgos constantes de accidentes y contaminación, (…) es importante conocer el impacto real que tiene en los ecosistemas en el corto, mediano y largo plazo», dijo a CNN Renata Terrazas, directora ejecutiva de Oceana en México.

    Los calificados de desastres ambientales, como lo son el vertido de crudo (petróleo) o de plásticos en el mar, la deforestación masiva, o la emisión de gases de efecto invernadero, son claros ejemplos de cómo las acciones de las grandes empresas creadas “por y para el desarrollo humano” están contribuyendo al deterioro del planeta. Porque, pese a que poco a poco cada vez lleguemos a ser más conscientes de nuestras acciones, dejemos de utilizar bolsas y plásticos de un solo uso, reciclemos, o compremos ropa de segunda mano, son las grandes corporaciones y gobiernos los que realmente pueden hacer alguna diferencia. Sin embargo, son muchos los que niegan nuestra influencia en el cambio climático, negando incluso esto último. 

    El cambio climático ha sido, es, y será un asunto de crucial importancia para todos los habitantes de este planeta. Los gobiernos de los países más grandes, y que por extensión, que más recursos consumen, han creado diversos mecanismos para controlarlo, pero no todos están de acuerdo con ellos. Famosas son las declaraciones del expresidente estadounidense D. Trump negando la existencia del cambio climático, o del presidente brasileño la postura del mismo. Según aquellos que piensan así, nada tenemos que ver en el deshielo de los glaciares y la consiguiente subida del nivel de mar; todo responde a un ciclo natural de la Tierra. Y, aunque es cierto que nuestro planeta pasa por fases en las que las temperaturas varían, sus consecuencias no son comparables con las que estamos sufriendo en los últimos años.

Tan solo en este último mes, los desastres “naturales” no han hecho más que repetirse en diferentes partes del planeta, la mayoría de ellos con consecuencias catastróficas tanto a nivel de pérdidas humanas como materiales. Las tragedias no hacen distinciones entre continentes: cientos de muertos y miles de desplazados en India, China, Bélgica y Alemania tras inundaciones sin precedentes que se han tragado pueblos enteros; al menos 500 muertos en una ola de calor con temperaturas máximas históricas en el noreste de América; ciclones en el centro de Europa e incendios en Estados Unidos… Según el experto en climatología e hidrología (ciencia que estudia el agua) Dieter Gerten, “La evidencia de todos estos eventos extremos que se acumulan en muchas regiones del mundo es una seria señal de que el cambio climático global es real y se hace más intenso cuantos más años pasan”.

    Movimientos como #FridaysForFuture, que reclaman a los gobiernos que tomen más acción por el clima, así como organizaciones como Oceana, GreenPeace o Extinction Rebellion, luchan en diversos niveles y con diferentes métodos para concientizar a las masas. Gracias a su insistencia, coaliciones políticas como las Cumbres del Clima (COP por sus siglas en inglés) se han formado para crear límites y tratar de combatir y aliviar la rápida respuesta de la Tierra a siglos de maltrato. No sabemos si realmente podemos hacer algo antes de que sea demasiado tarde, pero sí podemos intentarlo. Cuidemos nuestra casa, no tenemos un plan(eta) B. 

https://mx.oceana.org/es/prensa-e-informes/comunicados-de-prensa/urge-identificar-y-revertir-el-dano-provocado-por-la

https://www.eitb.eus/es/noticias/internacional/detalle/8195034/las-inundaciones-seran-cada-vez-mas-frecuentes-por-calentamiento-global-segun-experto-aleman/

https://r.search.yahoo.com/_ylt=AwrJRCCRRfxgmV0AhjpU04lQ;_ylu=Y29sbwNpcjIEcG9zAzMEdnRpZAMEc2VjA3Ny/RV=2/RE=1627174417/RO=10/RU=https%3a%2f%2frebellion.global%2f/RK=2/RS=O4gJ15m9cyllQQYMJlr6tj1kS4k-

https://library.fes.de/pdf-files/bueros/la-energiayclima/09155.pdf

https://public.wmo.int/es/media/comunicados-de-prensa/los-fen%C3%B3menos-peligrosos-relacionados-con-el-agua-son-los-grandes

Add Comment