Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

La consulta es lo de menos…

By Entre Comillas
14

por Alejandro Velasco D.

El pasado 1ro de octubre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró la constitucionalidad de la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes en México. Aún cuando algunos de los más ilustres juristas mexicanos señalaron la clara improcedencia, la SCJN decidió dar luz verde al capricho de López Obrador, dejando el respeto a los derechos humanos en manos de un pueblo vengativo y mal informado. 

Cuando el proyecto fue presentado por el ministro Luis María Aguilar Morales, se argumentó la inconstitucionalidad de la consulta citando el apartado 3º de la fracción VIII del artículo 35 constitucional, que establece:

“No podrán ser objeto de consulta popular las restricciones de los derechos humanos reconocidos por esta Constitución; los principios consagrados en el artículo 40 de la misma; la materia electoral; los ingresos y gastos del Estado; la seguridad nacional y la organización, funcionamiento y disciplina de la Fuerza Armada permanente.”

    La conclusión dada por el ministro Luis María Aguilar fue que el objeto de la consulta es inconstitucional, pues su núcleo central se enmarca en una de las materias o supuestos que están prohibidos, debido a que representa una restricción a los derechos humanos de los expresidentes. 

    Además, el constitucionalista mexicano Elisur Arteaga añade argumentos, explicando la improcedencia de la consulta desde una perspectiva diferente. Expone que, de conformidad con lo establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, específicamente en los artículos 21 y 102, apartado A; la Fiscalía General de la República y el Ministerio Público deberán ejercer de manera autónoma las facultades que tienen para perseguir los delitos. Empero, lo antes planteado no puede ser objeto de consulta popular, pues significaría que el Ministerio Público no actuaría por sí, sino que estaría sujeto al resultado de la encuesta. 

Desde un inicio, la consulta era a todas luces inconstitucional, por lo que no debió ser debatida, sino que tuvo que haber sido desechada. Aún cuando cinco ministros presentaron argumentos fundamentados justificando la improcedencia, los seis restantes prefirieron recurrir a un discurso político buscando bases. ¿Qué pasó con la independencia de la Corte? ¿Dónde quedó la división de poderes? 

Hace no mucho escribí un artículo explicando la relación existente entre el gobierno del presidente López Obrador y la crisis institucional durante la república romana, así como el uso de la estrategia pan y circo en la actualidad. Sin embargo, el enfoque dado en dicho ensayo fue completamente político. En esta ocasión es el Derecho el que se vio afectado, y es la pureza de la SCJN como institución la que se vio profanada. Recordemos que la caída del imperio romano se dio en parte, por la burocratización del derecho y de las instituciones jurídicas. En ese entonces, los juristas perdieron sus facultades, los pretores dejaron de emitir edictos, y el senado perdió la autonomía. El derecho romano se redujo a las constituciones imperiales, que se logran resumir en la voluntad del emperador, hecha ley. ¿Les suena familiar? 

Si se enjuicia o no a los expresidentes, no es la verdadera razón de la consulta, sino que el presidente López Obrador necesita recuperar la popularidad que sus malas decisiones y el pésimo manejo de la pandemia le ha restado, pues no puede dejar a la suerte las elecciones del año entrante. La pregunta es: ¿cómo logró persuadir al poder judicial para que aprobara su capricho político? La SCJN supone un contrapeso al ejecutivo, de manera que exista una imparcialidad en las resoluciones, sin embargo, eso no fue lo que se vio el jueves pasado. 

Es importante recordar que a la cabeza del poder ejecutivo se encuentra el presidente López Obrador. Además, en el legislativo, su partido también posee la mayoría en ambas cámaras. El último aliento de independencia se perdió cuando seis de los once ministros le entregaron el poder judicial. Al día de hoy, Andrés Manuel tiene el poder absoluto, en dos años logró tener control de los tres poderes que integran al Estado. “Dentro de la revolución, todo; contra la revolución, nada” decía Fidel Castro. Después de analizar nuestra situación actual, ya no me resulta tan ajena esa frase, y si no se logra restablecer el contrapeso que la SCJN representaba, la frase no será lo único que nos sea ajeno. 

Para concluir, es necesario ser conscientes de la situación en la que México se encuentra, pues la resolución que dio la SCJN representa la pérdida de autonomía del poder judicial, y más importante, da el mensaje que la Constitución no es obstáculo cuando se trata de asegurar la voluntad del Presidente. Decía el famoso escritor francés, Le-Bignon Mirabeau, que un régimen que no tiene división de poderes, no tiene constitución. 

La consulta es lo de menos, pero el populismo al que nos dirigimos, es lo de más. El día de hoy México se enfrenta a lo que Gandhi llamó un “amigo equivocado”, y ese es Andrés Manuel López Obrador. 

“Dejad a la India en manos de Dios; es preferible el caos a la ruptura del país”

– Mahatma Gandhi.  

Suprema Corte declara constitucional la consulta ciudadana para enjuiciar a expresidentes. (2020). Recuperado de https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/suprema-corte-declara-constitucional-la-consulta-ciudadana-para-enjuiciar-a-expresidentes

Arteaga Nava, E. (2020). Consulta popular, la actuación del Ministerio Público y de los jueces. Recuperado de https://www.proceso.com.mx/647166/consulta-popular-la-actuacion-del-ministerio-publico-y-de-los-jueces-columna-elisur-arteaga 

Revisión de la constitucionalidad de la materia de consulta popular 1/2020 

Add Comment