Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

¿Qué significa la consulta?

By Entre Comillas
3

por Alejandro Velasco

El pasado domingo 1ro de agosto se vivió la consultapopular para -presuntamente- enjuiciar a los expresidentes. Es cierto que en un primer momento nos fue anunciada como un sano ejercicio de democracia y participación ciudadana, en aras de proteger el papel del pueblo como verdadero actor en las decisiones políticas. No obstante, existe un problema de fondo que no ha sido atendido y que con malinformación, podría ser contraproducente para el mismo cuestionamiento que busca proteger. Es por eso que, el propósito del presente artículo es esclarecer la naturaleza de la mal llamada consultapopular, y de esta manera ampliar el panorama que nos fue planteado, y con base en ello, tomar una postura sobre el papel que verdaderamente estamos jugando. 

Para seguir con el propósito, es necesario estudiar un poco sobre uno de los temas que logran explicar el eje rector con el que el presidente López Obrador ha desarrollado la consulta.

El constitucionalismo popular se centra principalmente en el desacople entre derecho y pueblo. Como bien explica el constitucionalista Roberto Gargarella, es urgente pensar en la “mayúscula, amplia y profunda brecha que se advierte entre el derecho con el que contamos, y las comunidades sobre las cuales ese derecho se aplica.”. Esto deriva en que la población no se sienta identificada con las resoluciones judiciales, pues las ven como una supremacía encabezada por una élite sumamente alejada de sus necesidades. 

El problema antes mencionado se conoce como legitimidad, y es uno de los elementos decisivos en las resoluciones que toma el presidente López Obrador. Para ello recurro al modelo sustancialista de legitimidad, planteado por Christorpher Zurn, quien menciona que “el sustancialismo presenta la legitimidad de las decisiones democráticas como derivada de unos límites morales establecidos con anterioridad o, en otras palabras, justifica el resultado de un proceso de toma de decisiones sólo si se corresponde con ciertos ideales que son lógicamente independientes del proceso empleado”. 

Como se desprende de los textos previamente citados, el propósito del mandatario mexicano es que, mediante una estrategia de participación ciudadana -consulta popular-, logre justificar el resultado -enjuiciar a los expresidentes-, independientemente del proceso empleado -falsa separación de poderes-. 

Es cierto que durante un primer momento, el mandatario buscó someter a criterio de los mexicanos el enjuiciar a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto por supuestas actividades delictivas que fueron cometidas durante sus respectivos gobiernos. No obstante, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), al evaluar la legitimidad de la pregunta, resolvió que no era posible colocar expresamente los nombres de los expresidentes, por lo resolvió se tenía que modificar la pregunta, la cual es del tenor siguiente: 

“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”

    Como se desprende de la simple lectura, la ambigüedad con la que resolvió el máximo tribunal abre la posibilidad a confusiones en la contestación de la consulta. Es decir, la propaganda que se publicitó en todo el país mostraba a los expresidentes tachados de corruptos, aún cuando la pregunta no vincula a ninguno de ellos, lo que nos lleva a pensar que la consulta no fue un ejercicio de democracia -como nos lo vendieron-, sino que únicamente fue un instrumento de legitimación para subsanar la brecha existente entre el pueblo y las resoluciones judiciales tomadas -invasivamente- por el presidente. 

    Es sumamente importante formar parte de la participación ciudadana, e impulsar los ejercicios de democracia. No obstante, para lograrlo, es necesario primero informarnos sobre la situación que se vive, así como cuáles son las implicaciones que se tienen, pues un mal uso de las herramientas políticas antes mencionadas puede caer en populismo sin siquiera darnos cuenta. 

Alterio, A. and Niembro Ortega, R., 2013. Constitucionalismo Popular en Latinoamérica. 1st ed. Porrúa Editorial. 

García, J., 2021. La consulta no es para juzgar a los expresidentes de México, pese a lo que dicen los ‘terraplanistas’ de la democracia. The Washington Post. https://www.washingtonpost.com/es/post-opinion/2021/07/26/consulta-popular-1-agosto-expresidentes-juicio-amlo-mexico/ 

El País. 2021. Juicio al pasado en México: qué se decide el domingo y para qué. https://elpais.com/mexico/2021-07-29/juicio-al-pasado-en-mexico-que-se-decide-el-domingo-y-para-que.html 

Add Comment