Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

¡500 años de opresión, 500 años de resistencia! Existir es resistir

By Entre Comillas
2

por Jimena Navarro Flores

El pasado 13 de agosto se conmemoraron los 500 años de la caída de la gran Tenochtitlan, debido a esto se montó una maqueta monumental del Templo Mayor en la plancha del Zócalo capitalino; a pesar de que la réplica del templo ha estado llena de polémica y de que continuamos con la alerta sanitaria por covid-19, la plaza tuvo una gran afluencia el día de la inauguración oficial e incluso también en días posteriores. Sin embargo, días antes de la inauguración ya se encontraban pintas en la barda que protegía la maqueta. Las pintas decían “A los indígenas se les admira en museos, pero se les margina en la vida real”, “¿Conmemoración de los pueblos originarios? ¡¡¡500 años!!! desplazamiento, discriminación, asesinatos, explotación, injusticia”.

Uno de los objetivos de las múltiples actividades que se llevaron a cabo en el aniversario, era reivindicar la historia de la conquista, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, expresó al respecto:

«Recuperar las voces de los indígenas, de los originarios de nuestras tierras, es fundamental, porque la historia comúnmente solo se escribe desde una visión. Buscamos esclarecer los hechos violentos del pasado para dignificar también la voz de víctimas: saber qué pasó, quién fue responsable, darle su lugar al presente de quienes padecieron esa violencia, pero no solo eso, sino también de la historia de nuestras tierras». 

También, dejó en claro que el rescate de la memoria histórica servía para erradicar fenómenos sociales actuales (Santiago, 2021). México tiene un grave problema estructural de racismo y discriminación en cuanto a los pueblos originarios, además de una política de Estado fallida en cuanto a la representación de estos grupos y el mejoramiento de sus condiciones de vida.

En cuanto a estos aspectos anteriormente mencionados, creo que las políticas públicas son imprescindibles, sobre todo en una nación que se reconoce como pluricultural; sin embargo, si no hay un avance y desarrollo social en cuanto a esta temática, difícilmente la vida de estos sectores va a cambiar, empezando porque las y los legisladores pertenecen a esta sociedad. “Dicha discriminación obedece a patrones socioculturales largamente aprendidos y repetidos, cuya transmisión y perpetuación, se debe a la conducta de quienes nos rodean.” (Aldana Díaz et al., 2021)

El reconocimiento de estas comunidades va más allá de nombrarles en el grito del 15 de septiembre, también implica escucharles y tomarles en cuenta en decisiones que les afectan directamente como lo es la construcción del Tren Maya.

La visión de desarrollo nacional también se ha impuesto en los territorios indígenas a través de  grandes proyectos de infraestructura, sin considerar su participación, necesidades y aspiraciones, lo que pone en riesgo la supervivencia de los pueblos como entidades colectivas y su territorio, así lo señaló el representante de la Organización de las Naciones Unidas (Aldana Díaz et al., 2021).

Un ejemplo muy claro ha sido la supuesta política de Estado pluricultural del nuevo régimen mexicano, una política que era una de sus fortalezas discursivas en campaña, pero que incluso ha empeorado la situación de la población indígena, según las propias comunidades.

El Gobierno Federal inició la transformación de los programas de atención a la población en situación de carencia social según lo registrado en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024; tal como las aportaciones económicas que se reparten de forma personalizada, las cuales no consideran la perspectiva cultural ni la cosmovisión de los pueblos indígenas, ignoran su organización y sus prácticas solidarias derivadas de sus sistemas normativos internos, por lo que minan su estructura comunitaria y debilitan su tejido social. (Aldana Díaz et al., 2021)

México hipócrita

Como bien expresan las pintas, estas comunidades indígenas son consideradas patrimonio cultural de México, un patrimonio en diversos sentidos reconocido internacionalmente y del que supuestamente nos enorgullecemos, pero dentro del país la realidad es muy distinta. El simbolismo que se les ha dado a lo largo de la historia en la cultura mexicana ha sido provocador de la jerarquización, marginalización y minorización de estas personas y esto a su vez tiene como consecuencia que no sean considerados sujetos de derecho, despolitizándoles e invisibilizándoles por completo. 

Los pueblos indígenas son una negación constante y sólo son usados como una reserva folklórica que justifica cultural y espiritualmente al Estado mexicano (Yásnaya Aguilar en Ferri, 2019)

Todo lo anterior muestra la existencia de un sistema de opresión racializado. Esto tiene sentido tomando en cuenta nuestro pasado colonial, en donde se constituyó una cultura dominante, social, política y económicamente beneficiada; de hecho antes de esto “no había indios, sino una multitud de pueblos, naciones, estructuras sociales en relaciones complejas y en constante cambio y reconfiguración.” (Aguilar, 2019)

Nos hemos quedado muy rezagados en el progreso social pluricultural y en el reconocimiento de los derechos humanos, fomentando aún una ideología de jerarquía racial expresada en la política y en la cotidianidad.

La colonialidad del poder es uno de los elementos constitutivos del patrón global de poder capitalista. Se funda en la imposición de una clasificación racial/étnica de la población del mundo […] con América (Latina) el capitalismo se hace mundial, eurocéntrico y la colonialidad y la modernidad se instalan, hasta hoy, como los ejes constitutivos de ese específico patrón de poder. (Quijano, 2007 en Aldana Díaz et al., 2021)

En consecuencia, “los sistemas de validación, reconocimiento y legitimación siguen siendo occidentales” (Aguilar, 2019). La normalización que le damos a este orden social, provoca que no nos hagamos responsables de nuestro papel dentro de esta estructura que les ha expuesto a esta vulnerabilidad y panorama desfavorecedor. Un ejemplo claro de esto es que hablamos de una minoría cuando en realidad el sector ha sido minorizado históricamente, porque en México hay 16.933.283 indígenas, que representan el 15,1% de la población total, según datos del IWGIA (En español: Grupo de Trabajo Internacional para Asuntos Indígenas), desde ahí empieza la violencia.

“En la actualidad los pueblos indígenas re­sistimos el racismo, los intereses capitalistas que nos despojan de nuestros territorios y fuentes de vida, y al Estado que ha implemen­tado una política integracionista que procu­ra borrar nuestra existencia como naciones distintas de la mexicana que el mismo Esta­do creó a golpe de nacionalismo.” (Aguilar, 2019)

Las comunidades indígenas existen y resisten, es responsabilidad del Estado y la sociedad mexicana respetarlas realmente, garantizar sus derechos, reconocerles legal y socialmente, entender que no necesitan una voz que hable por ellos y ellas, necesitan que sus voces sean escuchadas y valoradas, pero sobre todo comprender la urgencia de llevar esto a la acción.

¡Por un México donde la resistencia indígena no sea necesaria!

Foto de: Arturo Soto tomada de Twitter @elarturoso

Santiago, D. (2021). Sheinbaum pide «recuperar las voces de los indígenas» y no las de conquistadores. Expansión. Retomado 23 de agosto del 2021, de https://politica.expansion.mx/cdmx/2021/07/27/sheinbaum-pide-recuperar-las-voces-de-los-indigenas-y-no-las-de-conquistadores.

Aldana Díaz, N., Atilano Flores, A., García Meza, D., Navarro Flores, J., Ortiz Galván, S., & Tapia Marmolejo, A. (2021). La triple opresión de las mujeres indígenas ante su llegada a la Ciudad de México. Investigación, Ciudad de México.

Ferri, P. (2019). “Los pueblos indígenas no somos la raíz de México, somos su negación constante”. El País. Retrieved 24 August 2021, from https://elpais.com/cultura/2019/09/08/actualidad/1567970157_670834.html.

WGIA. (2020). El Mundo Indígena 2020: México. iwgia.org. Retrieved 24 August 2021, from https://www.iwgia.org/es/mexico/3745-mi-2020-mexico.html.

Aguilar, Y. (2019). Resistencia. Revista De La Universidad De México. Retrieved 25 August 2021, from https://www.revistadelauniversidad.mx/articles/80ee3de7-f0fc-4a8d-a97e-c97d32c0beb6/resistencia.

Add Comment