Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

Cuestionando el pasado, construyendo el futuro

By Entre Comillas
12

por Mariana de Aranaga

La discusión entre idiosincrasias de protesta social parece interminable. Recientemente, se ha abierto el debate entre si es justo o no juzgar las acciones de figuras históricas con estatutos actuales.   Se han criticado figuras populares del pasado por comportamientos cuestionables, que mientras que en su momento fueron celebrados y celebradas, hoy deberíamos pensar dos veces antes de propagar estas ideas y poner bajo una lupa sus acciones. 

Antes de continuar hay que aclarar: hay varias y varios personajes históricos que tenemos sobre un pedestal, pero por lo general no tenemos el panorama completo para clasificarles como santos o santas. Mientras que es cierto que ninguna persona es enteramente buena, hay que conocer los dos lados de la moneda y ponerse en una balanza para ver si según tu propia brújula moral merece ser percibida como alguien cuyos logros sobrepasan sus errores o no. 

Dos de los ejemplos más sonados, personas de las cuales seguramente has escuchado, son la Madre Teresa y Gandhi. En la cultura general vemos a estos personajes como personas a quien admirar y que no conocieron el mal a lo largo de sus vidas, pero si investigamos un poco más a fondo, nuestra perspectiva puede cambiar. Es importante cuestionar cosas que nos han dado como hecho a lo largo de nuestra vida, particularmente las que son sin fundamento. Hay muchas cosas que no sabemos y, que aceptamos explicaciones vacías y superficiales por falta de concientización. 

La Madre Teresa es una santa muy reconocida dentro de la iglesia católica, pero su imagen está circunscrita por la lógica colonial: una persona religiosa “iluminando” a las personas más pobres del mundo. Se le conocía por convertir al cristianismo a algunas de las personas más vulnerables y enfermas de la India en contra de su voluntad. Aunque tenía 517 misiones en 100 países en el momento de su muerte, un estudio encontró que casi nadie que vino en busca de atención médica la encontró allí. Médicos que observaron las condiciones en que “ayudaba” a estas personas en sus misiones, las catalogan como antihigiénicas, con alimentación inadecuada y ausencia de analgésicos. Cabe mencionar que esto no se daba por falta de fondos, en las que nadaba la orden mundialmente famosa de la Madre Teresa, sino por su «concepción particular del sufrimiento y la muerte».  

Ahora refiriéndonos a Gandhi, solemos ignorar el hecho de que mucha gente hindúu estaba en desacuerdo con él.  Muchos estaban preocupados por sus costumbres idiosincrásicas, que ahora sabemos que incluían comportamientos sexualmente aberrantes. Por desgracia, muy pocas personas conocían sus peligrosos experimentos para poner a prueba su fuerza de voluntad y su capacidad para resistir la tentación sexual.  Uno de esos «experimentos» incluyó dormir desnudo con su sobrina y su nieta adolescentes, Manu y Abha.  Lo que no se destaca en muchas de las representaciones de Gandhi es su comprensión del crecimiento individual, ya que ignoraba la versión tradicional hindú que buscaba el equilibrio entre las cuatro etapas de la vida: brahmacharya, grihastya, vanaprastha y sannyasa, también, las cuatro preocupaciones de los hindúes: dharma, artha, kama y moksha.  La transición de Gandhi de lo medieval a lo moderno sin la comprensión de lo antiguo llevó a su visión incompleta de la historia, la cultura y las costumbres indias. Personas que siguen las creencias hindúes que Gandhi decía predicar pero a la par ignoraba, no lo ven como el santo que nosotros y nosotras sí.

La lista de personajes históricos con pasados turbios que pondrían en duda si realmente deberíamos estar enseñando su historia y costumbres en primarias por todo el país es muy larga, pero como sociedad solemos escoger ver lo bueno en personas con renombre y esconder en las sombras lo inmoral. El debate gira sobre la idea de que no es justo juzgar a personas como la Madre Teresa o a Gandhi, por ejemplo, con lo que hoy en día entendemos colectivamente por lo que es moral, ya que en sus épocas “estaba bien”. Desde mi punto de vista, interpretaré una de las frases más famosas de Shakespeare: “una rosa por cualquier otro nombre huele igual de dulce”, como: un acto inhumano en cualquier etapa de la historia sigue siendo despreciable. 

https://www.theguardian.com/commentisfree/belief/2011/may/02/mahatma-gandhi-biography-banned-india

https://www.huffpost.com/entry/mother-teresa-was-no-saint_b_9470988 

https://www.theatlantic.com/culture/archive/2011/03/new-biography-suggests-gandhi-may-not-have-been-such-nice-guy/349115/

(1) Comment

Muy interesante ver varias perspectivas. Si de verdad quieres conocer a alguien del pasado, tratar de leer un poco más para tratar de entender aunque creo que es difícil conocer y entender la cultura de ese momento porque no es lo que vives y conoces. Muy bien Mar..

Responder a Isabel lopez Cancelar la respuesta