Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

El lado oscuro de los premios Nobel

By Entre Comillas
27

por Jimena Navarro Flores

El Premio Nobel es uno de los reconocimientos más distinguidos desde su primera edición en 1901, y este año no fue la excepción. Durante el mes de octubre se dieron a conocer los ganadores de la edición 2020, pero no es hasta el 10 de diciembre, fecha de aniversario de la muerte de Alfred Nobel, inventor de la dinamita y fundador de dichos premios, que se lleva a cabo la ceremonia de entrega. Sin embargo,  este año se ha cancelado debido a la pandemia de COVID-19. En su lugar, se llevará a cabo una versión digital y cada ganadora y ganador recibirá su diploma, medalla y dotación económica (casi un millón de euros) en su país de residencia (Flamarique, 2020).

Las y los ganadores del Premio Nobel de Medicina de este año fueron: Harvey Alter, Charles Rice y Michael Houghton, por descubrir el virus de la Hepatitis C. El premio en Física fue para Roger Penrose, Reinhard Genzel y Andrea Ghez, por sus avances en el conocimiento de los fenómenos conocidos como agujeros negros. El Nobel de Química fue para dos mujeres: Emmanuelle Charpentier y Jennifer A. Doudna, por desarrollar un método para editar el genoma. El Nobel de Economía fue para Paul Milgrom y Robert Wilson “por mejorar la teoría de las subastas”; el galardonado Nobel de Literatura fue para la poeta Louise Glück, “por su inconfundible voz poética que con austera belleza universaliza la existencia individual” expresó la Academia Sueca, encargada de entregar dicho premio. Por último, el Premio Nobel de la Paz  este año fue para el Programa Mundial de Alimentos, organismo perteneciente a la ONU, que se encarga de combatir la hambruna en más de 135 millones de personas que viven en zonas de conflicto (Carranza & Ponce, 2020). 

Sin embargo, no todo es innovación, literatura y la búsqueda de la paz entre naciones. Los Nobel también han sido los premios más controversiales y la academia ha sido sumamente criticada respecto a la toma de decisiones en donde podemos ver bastantes conflictos de poder e intereses implicados. Este fue el caso del ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien recibió el premio Nobel de la Paz en 2009. Paradójicamente, durante sus dos períodos presidenciales, el país no pasó ni un solo día sin guerra, teniendo combates activos en Irak, Libia, Pakistán, Somalia, Yemen, Afganistán, entre otros (BBC News Mundo, 2017). Y no podemos dejar pasar la más reciente nominación de Trump al Nobel de la Paz, que está de sobra decir por qué es absurda; pero dejando atrás esto, hay un lado de la moneda del que no se habla mucho y en mi opinión se debe discutir. 

Esta sociedad intelectual y científica a la que llamamos “academia” ha mantenido durante más de cien años, en este reconocimiento, una condición que se queda corta a las necesidades del mundo, excluyendo a las ciencias sociales (a excepción de la economía que fue incluida hasta 1969). Pero el análisis que buscamos hacer nos lleva a considerar otros factores como preguntarnos ¿por qué la competitividad entre naciones es tan desigual? Creo que tenemos que pensar en algo más que las oportunidades económicas de estos países, sino también en la euro centralización del conocimiento, el racismo y positivismo científico, y el patriarcado, que como ya sabemos se ve reflejado en muchísimas, por no decir todas, las áreas. Todo esto en conjunto nos muestra el discurso capitalista-colonial subliminal fomentado en estos premios de carácter mundial.

Bogar Escobar, investigador del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, explica que: 

“Impedir el establecimiento de puntos de intersección con otras disciplinas; haciendo de la labor académica un diálogo de sordos en donde resulta extremadamente complicado el intercambio de saberes, al asumir la exploración del conocimiento como una actividad que solamente tiene lugar en una minoría social, una elite de investigadores cognitivamente ajustados a un único patrón referencial. Nada más opuesto a la natural capacidad de todo individuo a la indagación del universo, a lo cercano y a lo lejano, a lo visible y a lo invisible” (Escobar, 2020). 

Con esto agrego, también, el apoyo económico tan desigual entre ciencias que prioriza cierto tipo de investigación. El experto en Ciencias Sociales hace referencia a la importancia del origen de este premio: 

“En donde el criterio de distinción entre una y otra es la disposición de convertir un conocimiento en mercancía, en bienes patrimoniales, en capital. La dirigencia del Nobel debe revalorar la conveniencia de mantener una convergencia ideológica con el sistema capitalista” (Escobar, 2020).

No está de más resaltar que el capitalismo ha sido (y será) históricamente patriarcal. Teniendo en cuenta los premios de 2020, el número de Premios Nobel recogidos por mujeres ha sido de 58 frente a los 876 que han sido recogidos por hombres. Es decir, las mujeres sólo han sido reconocidas con el 6,02% ( Maldito feminismo, 2020). ¿La razón? La academia homocentralizada y el machismo ya sea traducido en el rezago académico que tenemos históricamente, el acceso a la educación, la falta de oportunidades, la estigmatización sobre nuestras capacidades, la discriminación y la falta de reconocimiento, son algunos de los factores que influyen en esta enorme diferencia.

En conclusión el sistema colonialista, capitalista y patriarcal en el que estamos inmersos se refleja muy bien en estos “prestigiosos” premios, y es necesaria una reconstrucción operativa más integral, que incorpore la investigación incluyente, plural y colectiva tomando en cuenta las voces de aquellas y aquellos que no son escuchados. Entre ellos podemos destacar a los denominados “países del sur”, tomando ya en cuenta una muestra significativa de la producción científica mundial y que no niegue el reconocimiento que se merecen las diferentes formas de cultivar conocimiento y su aportación para el beneficio de la humanidad.

Flamarique, L., 2020. Comienza La Semana Del Nobel. [online] La Vanguardia. Available at: <https://www.lavanguardia.com/ciencia/20201005/483793507695/premios-nobel-2020-semana-ganadores.html> [Accessed 12 October 2020].

Carranza, M., & Ponce, E. (2020). Premio Nobel 2020: La lista completa de ganadores. Sopitas.com. Retrieved 12 October 2020, from https://www.sopitas.com/noticias/premio-nobel-lista-ganadores-2020-todos-medicina-fisica-quimica-literatura-paz/.

BBC News Mundo. (2017) Barack Obama, el premio Nobel de la Paz que se convirtió en el primer presidente de EE.UU. en pasar sus dos periodos completos sin un solo día sin guerra – BBC News Mundo. BBC News Mundo. Retrieved 13 October 2020, from https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38586508.

Maldito Feminismo. (2020) Cuatro galardonadas con los premios Nobel 2020; las mujeres sólo han ganado el 6% de estos galardones en toda la historia. Maldito Feminismo. Retrieved 14 October 2020, from https://feminismo.maldita.es/articulos/cuatro-mujeres-premios-nobel-2020-6-por-ciento-galardones-en-toda-historia/.

Escobar, B. (2020). Premio nobel: Un cernidor del trabajo académico. Revista de Ciencias Sociales (Ve), XXVI(3), 21-30.

Add Comment