Save Preloader image

0%

http://entrecomillasdigital.com/wp-content/uploads/2020/08/rishabh-sharma-R-js25Pv1LQ-unsplash-1.jpg

Diario Informativo

El medio digital juvenil
más importante e influyente del país.

¿Quién dice?: Los libros de texto gratuitos

By Entre Comillas
3

por Jimena Navarro Flores

Después de la precarizada y acelerada convocatoria, en la cual la Secretaría de Educación Pública (SEP)  buscó profesionales que rediseñaran los 18 libros de texto de primero y segundo de primaria de forma totalmente gratuita. El pasado 5 de agosto se re lanzó la convocatoria, ahora ofreciendo $5,000 pesos a quienes participen en este trabajo.

Esta convocatoria y su autor Marx Arriaga, director de Materiales Educativos, han dado mucho de qué hablar, sobre todo por su cercanía con la primera dama, Beatriz Gutierrez Müller. 

Marx Arriaga se ha visto envuelto en muchas controversias por su “decepcionante” administración como Director General de Bibliotecas y su escándalo con Daniel Goldin, quien dirigía la Biblioteca Vasconcelos, también por comentarios en los cuales busca “enseñarnos” a las mujeres feministas como  llevar a cabo nuestra lucha, diciendo que hay que leer y que “no esperen que la libertad les llegue como regalo”, o uno de sus discursos en donde se interpretó que leer por goce es un acto de consumo capitalista, aunque no lo haya dicho explícitamente de esa forma. 

Podemos ver que ya han sido varias y graves las situaciones en las que Arriaga ha estado involucrado. Tan ha sido así que este último escándalo provocó –según especulaciones– la destitución del escritor Jorge F. Hernández como Ministro para Asuntos Culturales de la Embajada de México en España, ya que su despido sucedió dos días después de publicar su artículo “Por placer” en el periódico Milenio, que a pesar de no mencionar directamente a Arriaga, defiende la escritura por placer y es muy claro a quién iba dirigido. 

Por otro lado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) aseguró que su salida se debió a «comportamientos poco dignos de una conducta institucional» y que no tenían nada que ver con este tema.

Con este contexto y volviendo un poco al tema principal del artículo, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó sobre el rediseño de los libros: «Hay que pensar en modificar, en reformar los contenidos de los libros de texto para que haya una educación humanista, con visión histórica, cultural, desde luego queremos eminencias en física, en química, en matemáticas, pero que el tronco sea el humanismo». 

Aunado a esta visión, Marx Arriaga durante la inauguración del curso de capacitación para el rediseño de libros de texto gratuitos, citó a Ernesto el ‘Che’ Guevara en un discurso del año 1965, donde dijo “es una fantasía realizar las metas del socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo”.

Expresó el funcionario:

«Parafraseo la cita: es una fantasía generar un libro de texto gratuito que posea un enfoque social, humanista, que responda las necesidades de nuestro entorno, que no permita una segregación ni un predominio o privilegio en algún sector con la ayuda de las armas melladas que nos hereda un sistema capitalista centrado en la competencia, la productividad y el cansancio. La esclavitud disimulada a través de metas de éxito comercial» (Velázquez, 2021)

Estoy totalmente de acuerdo con esta visión y con la reelaboración de los libros de texto, sin embargo detrás de la identidad emancipadora y de la educación humanista de Arriaga, hay una enorme precarización y esa es mi gran crítica; también es importante decir que es un “plan” desorganizado y confuso y no deja claro qué es lo que se piensa hacer.

Los libros de texto gratuitos son bien conocidos como un elemento esencial para cualquier sistema educativo y México posee desde hace años una política de Estado muy sólida en cuanto a esto, siendo incluso un ejemplo a seguir en América Latina. Con esta trayectoria tan larga que posee México, es obvio que la actualización del contenido de los libros no es nada nuevo, ha sucedido en otros sexenios, la diferencia es que el fenómeno de la Amlofobia y la controversia que rodea al director de Materiales Educativos, le agrega el factor dramático al asunto.

Se habla de que López Obrador quiere adoctrinar a las infancias con este cambio, pero ¿quién dice que no estábamos ya adoctrinados y adoctrinadas? Primero hay que ver desde qué punto partimos, y  creo que si hay un fuerte sesgo ideológico que ha reproducido durante años la hegemonía ideológica de un cierto régimen político, además de que me parece ridícula la idea de que esta reestructuración provocaría que el fantasma del comunismo recorriera las calles mexicanas, como muchos conservadores y conservadoras afirman.

Cada vez nos queda más claro que los libros de texto son un material que:

Representa la introducción a una forma particular de vida y sirve en parte para preparar a los estudiantes para ocupar posiciones dominantes o subordinadas en la sociedad. El currículum favorece ciertas formas de conocimiento sobre otras y afirma los sueños, deseos y valores de grupos selectos de estudiantes sobre otros grupos y, a menudo discrimina a partir de la raza, la clase y el género. (McLaren en Celis García, s.f.)

Es decir, hay una percepción de la vida, la realidad y la verdad, pero ¿cuál verdad?, ¿qué es la verdad?, ¿según quién? Basta con decir que esta “verdad” cambia dependiendo del lugar, la época, las condiciones sociales, económicas y políticas, dándole más prioridad a estas dos últimas que tienen un mayor control para llevar a cabo todo aquello que vaya acorde a sus intereses. Tanto es así que:

Desde la pedagogía crítica se argumenta que son instrumentos de poder con una carga ideológica y visiones hegemónicas determinadas. […] Se trata de lo que Bourdieu denominó la reproducción social de las relaciones de poder, en tanto formas que producen y reproducen las estructuras sociales, cuya influencia en la escuela, el currículo y los libros de texto no se puede obviar o dejar de lado. (Celis García, s.f.)

¿Cómo se considera algo valioso o no? Digno de estar en los libros,  hay que cuestionar  los aprendizajes que obtuvimos.

Por ejemplo y para comenzar, sabemos mucho de los malos y los buenos de la historia: Santa Anna, Benito Juárez, Moctezuma, Miguel Hidalgo, los niños héroes y llenaría 10 cuartillas con esos nombres; sin embargo las mujeres que me enseñaron no eran ni el 2% y encima de esto muchas estaban mal vistas por la historia, como es el caso de la malinche –la traicionera, la culpable de la conquista, de dónde viene incluso el “hija de la chingada o vete a la chingada”, según Octavio Paz–, o por el otro lado, están aquellas mujeres como la Güera Rodríguez, de la cual solo nos enseñaron que era la guapa, la que le gustaba a Iturbide. 

Encima de esto, a mí nunca me hablaron de Antonieta Rivas Mercado, las sufragistas mexicanas, Amalia Castillo, Gertrudis Bocanegra, Mariana Rodríguez del Toro, Eulalia Guzmán, etc. Hay un borrado histórico de las mujeres que perpetúan a la perfección los libros de texto. ¿Y a esto cómo le llamarían, adoctrinamiento ideológico feminista? ¿O el inicio de saldar la deuda patriarcal? Yo le llamaría contar la historia completa, 

Por otro lado, Latinoamérica ha quedado siempre en segundo plano, como si fuera una consecuencia y daño colateral de la historia; lo mismo con las comunidades indígenas de México, como si fueran historia del pasado, como si estuvieran destinadas a la pobreza, a la extinción. El discurso de estos libros nos crea un extraño tipo de “admiración” desechable a nuestros antepasados, creando un falso respeto y racializándoles, nos enseñan simplemente a mirarles como patrimonio cultural de México, y no como sujetos y sujetas de derecho, no nos hablan realmente de su contexto, ni de sus necesidades.

No digo que estas cosas tan complejas se les tengan que explicar como tal a las infancias, pero el discurso está creado para dejarnos claras estas reglas no escritas: las mujeres no forman parte del progreso ni de la historia, las comunidades indígenas son parte del pasado –no del presente y mucho menos del futuro–, Latinoamérica es una consecuencia de la historia Europea y Norteamericana, en la historia hay buenos y malos (sí, en masculino), no hay espacio para la crítica, para la duda, para el cuestionamiento, las cosas son como son.

“El análisis de sus contenidos podría acercarnos a identificar problemáticas sociales y educativas vistas y no vistas en los programas didácticos, y a vislumbrar el potencial impacto en la sociedad del conocimiento.” (Vergara Fregoso, Rivera Moreno and Méndez Sanz, 2019)

Como creyente de la inexistencia de la objetividad creo que la mejor forma de combatir esta visión tan reducida de todo lo ya mencionado, es con la apertura de estos espacios plurales y realmente representativos abiertos al diálogo y que Marx Arriaga describe que «después de 62 años de sometimiento, la gran mayoría asume que esta invitación fue histórica porque permitió que las voces que se encontraban marginadas tuvieran un espacio horizontal para poder contribuir con un diálogo constructivo, en donde no hubiera segregaciones, abusos o subordinaciones». (Velázquez, 2021)

Sí, parece muy bonito pero ¿será verdad? Porque suena  ideal pero también muy lejano de lo que en la práctica está sucediendo. Está comprobado que los materiales quedan siempre muy por debajo de los objetivos.

Es sumamente importante la calidad de estos libros para que no se abra aún más la brecha escolar que justamente se busca combatir. Estos libros muchas veces son el único acercamiento que tienen algunas personas con la educación, además del impacto que tienen en su formación y percepción del mundo. 

Sí al mejoramiento de los materiales educativos con perspectiva de género, conciencia de clase, conciencia ambiental, educación sexual sin preceptos morales, inclusión de grupos minorizados como lo son las comunidades indígenas, personas con capacidades diferentes, comunidad LGBTTIQ+, comunidad afromexicana, mujeres, etc. Sí a mejores estrategias de planeación y un pago digno a quienes hagan este trabajo.

¡Lucho por una educación que nos enseñe a pensar y no por una educación que nos enseñe a obedecer!

– Paulo Freire

Referencias:

Velázquez, I., 2021. Cita al ‘Che’ para reelaborar libros de texto. Reforma, [online] Available at: <https://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?__rval=1&urlredirect=https://www.reforma.com/cita-al-che-para-reelaborar-libros-de-texto/ar2158007?referer=–7d616165662f3a3a6262623b727a7a7279703b767a783a–> [Accessed 9 August 2021].

Celis García, Z., s.f. Democracia y educación ciudadana en México: los libros de texto gratuitos. Doctorado. Universitat de Barcelona.

Vergara Fregoso, M., Rivera Moreno, G. and Méndez Sanz, J., 2019. Aspectos interculturales en los libros de texto gratuitos de primaria, en México. Sincronía – Revista de Filosofía, Letras y Humanidades, [online] (Número 75). Available at: <http://sincronia.cucsh.udg.mx/pdf/75/405-422_2019a.pdf> [Accessed 10 August 2021].

Add Comment